Escocia defiende liberación de Megrahi

Alex Salmond, Primer Ministro de Escocia
Image caption El Primer Ministro escocés afirma que la liberación de Megrahi fue una decisión correcta.

El gobierno escocés defendió la decisión de liberar al único condenado por el atentado de Lockerbie (Escocia) de 1988, el libio Abdelbaset Ali al-Megrahi, frente las fuertes críticas de ambos lados del Atlántico.

El primer ministro de Escocia, Alex Salmond, afirmó que "se tomó la decisión correcta, y por las razones correctas".

También dijo que ni los intereses comerciales ni la presión internacional influyeron en la liberación de al-Megrahi.

Antes de liberarlo, reveló el Ejecutivo escocés, se consultó a los gobiernos británico y estadounidense.

El director de la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI por sus siglas en inglés), Robert Mueller, declaró estar "indignado" con la medida.

En una carta fechada el 21 de agosto dirigida al secretario escocés de Justicia, Kenneth MacAskill, Mueller dijo que esta decisión es "una burla a la justicia" y ha dado ánimos "a los terroristas del mundo".

Al-Megrahi fue recibido este jueves como un héroe a su llegada a Trípoli, lo que provocó la furia del gobierno de Washington.

Al-Megrahi, fue condenado en 2001 por la explosión en 1988 del vuelo 103 de PanAm sobre la localidad escocesa de Lockerbie, que dejó 270 muertos, incluyendo 11 personas que se encontraban en tierra.

Este jueves el gobierno escocés liberó al ciudadano libio, de 57 años y enfermo terminal de cáncer, por motivos humanitarios.

En su carta al secretario de Justicia escocés, el director del FBI afirma: "Su decisión de liberar a al-Megrahi es inexplicable y va en detrimento de la justicia. De hecho, es una burla al estado de derecho. Su acción da ánimos a los terroristas del mundo".

Mueller asegura que la decisión del ejecutivo escocés se burla de los sentimientos "de todos los afectados por la tragedia de Lockerbie".

El director del FBI también dice en su misiva que está indignado por la medida y critica a Kenneth MacAskill "por no consultar a sus socios en la investigación y procesamiento de aquellos responsables de la tragedia de Lockerbie".

Antes de ser nombrado director del FBI, Mueller pasó varios años trabajando como abogado del Departamento de Justicia, donde lideró la investigación del atentado de 1988.

"Los motivos adecuados"

Image caption Al-Megrahi fue recibido este jueves como un héroe a su llegada a Trípoli.

Un portavoz del gobierno escocés contestó a Mueller, señalando que el secretario de Justicia ha tomado la decisión correcta en base al proceso debido, con evidencias claras, y las recomendaciones de las instituciones penitenciaras.

"La excarcelación por razones humanitarias no forma parte del sistema judicial de EE.UU. pero sí del de Escocia".

"MacAskill no podría haber hecho una consulta más amplia. Habló con las familias en EE.UU., con el Fiscal General estadounidense, con la secretaria de Estado, Hilary Clinton, y con muchos otros".

"Las autoridades estadounidenses indicaron que, aunque se oponían tanto al traslado como a la liberación por motivos humanitarios, este último tipo de liberación era preferible a un acuerdo de traslado, y Mueller debe estar al tanto de ello".

El portavoz también indicó que pese a que muchas familias se oponen a la liberación de al-Megrahi, muchas otras están a favor.

Mientras, el gobierno británico tuvo que salir al paso y negar las informaciones que señalaban que la liberación del autor del atentado de Lockerbie tiene relación con unos acuerdos comerciales entre Libia y Reino Unido.

Seif al-Islam, hijo del presidente Muammar Gadaffi, había dicho a una televisión libia que el caso se discutió durante unas conversaciones sobre compraventa de gas y petróleo, algo que negó categóricamente el Ministerio de Asuntos Exteriores británico.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.