Histórico acuerdo entre Turquía y Armenia

En un anuncio sin precedentes, Armenia y Turquía acordaron este lunes establecer en un futuro cercano relaciones diplomáticas y declararon que firmarán acuerdos dentro de seis semanas bajo un plan que pondrá fin a un siglo de hostilidades.

Image caption Los armenios reverencian el Monte Ararat, que está en Turquía.

Los ministros de Relaciones Exteriores de ambos países anunciaron que van realizar "consultas políticas internas" sobre dos protocolos de acuerdo, uno de los cuales prevé el establecimiento de relaciones y el otro el desarrollo de vínculos bilaterales.

"Las consultas políticas concluirán antes de seis semanas, para desembocar en la firma de estos dos protocolos que serán sometidos a los parlamentos respectivos para su ratificación", señalaron los ministros Ahmet Davutoglu, de Turquía, y Eduard Nalbandian, de Armenia, en un comunicado.

Además, y de acuerdo a la agencia de noticias Reuters, la frontera turco-armenia se reabrirá en dos meses, cuando los protocolos entren en vigor.

Las conversaciones, aparentemente secretas y con la mediación de Suiza, condujeron en abril a un acuerdo sobre una "hoja de ruta", con miras a normalizar las relaciones "en un plazo razonable".

El comunicado añade que "la normalización de las relaciones bilaterales va a contribuir a la paz y a la estabilidad de la región".

La perspectiva de un gran progreso diplomático ha ido en aumento ante la planificada visita del presidente armenio, Serge Sarkisián, a Turquía el 14 de octubre para asistir al partido de vuelta por la clasificación al Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010.

El primer partido lo había ganado Turquía 2-0 en Yereván en septiembre de 2008. En el palco estaba nada menos que el presidente de ese país, Abdullah Gul, que realizaba la primera visita de un jefe de Estado turco a Armenia.

Tercero en discordia

"Los esfuerzos por acercar a los países empezaron con la visita a Ankara, en abril de este año, del presidente de Estados Unidos, Barack Obama", señala el corresponsal de la BBC en Estambul David OByrne.

Image caption Cientos de miles de armenios murieron durante las deportaciones ordenadas por los otomanos.

"Pero, el anuncio de que los dos países podrían establecer relaciones diplomáticas plenas en un plazo tan corto como en seis semanas es una gran sorpresa", observa el corresponsal.

Ankara no mantiene relaciones diplomáticas con Yereván desde la independencia de Armenia de la Unión Soviética en 1991, debido a divergencias sobre la cuestión de las matanzas de armenios durante el Imperio Otomano entre 1915 y 1917, en plena Primera Guerra Mundial. Antes, dichas relaciones se habían canalizado sólo a través del ex gobierno soviético.

Desde entonces, Armenia ha presionado por el reconocimiento de lo que considera fue un genocidio por parte de los turcos otomanos.

La matanza y deportación de armenios durante este período dejaron, según los armenios, más 1,5 millón de muertos; mientras que los turcos sostienen que la cifra oscila entre 300.000 y 500.000 y niegan que haya sido un genocidio.

Las relaciones se complicaron cuando Turquía cerró su frontera con Armenia en 1993, en apoyo a Azerbaiyán, que estaba en conflicto con Yereván por el control de la región separatista de Nagorno Karabakh, luego de que Armenia ocupara 16% de ese territorio en contravención a las resoluciones de las Naciones Unidas.

Turquía decidió apoyar a Azerbaiyán -con el cual tiene lazos políticos y étnicos- con la esperanza de cerrar un acuerdo energético de gran relevancia, señala el corresponsal OByrne.

"La posición de Azerbaiyán con respecto al acuerdo entre Turquía y Armenia no está clara, pero puede provocar recriminaciones.

"Tanto Turquía como la Unión Europea tienen la esperanza de importar gas de Azerbaiyán vía Turquía, pero es menos probable ahora que Azerbaiyán quiera seguir adelante con esos acuerdos", agrega el corresponsal de la BBC.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.