"Destruir al infiel va contra el Islam"

Musulmanes rezando en La Meca
Image caption Muchos musulmanes se sienten oprimidos por EE.UU. e Israel a cuenta de las guerras en Medio Oriente.

Un respetado clérigo saudita pidió a los musulmanes que dejen de rezar por la destrucción de los "infieles".

Sheikh Salman al-Awda exigió el cese de esta costumbre -que sirve de cierre a las oraciones que tienen cada viernes en muchos países árabes- por considerar que va en contra de la Sharia, o ley islámica.

"Rezar por la desgracia y la destrucción de todos los infieles no está permitido, ya que va en contra de la ley de Dios, que pide que les llevemos por el camino correcto", dijo Al Awda en un canal de televisión de Dubai (Emiratos Árabes Unidos).

Sheikh Salman es miembro de la influyente Asociación Internacional de Sabios Musulmanes, por lo que este pedido podría tener algún respaldo entre algunos religiosos musulmanes, explicó el analista de asuntos árabes de la BBC, Magdi Abdelhadi.

Contra "tiranos"

Sin embargo, el clérigo sí aceptó que los musulmanes rezaran en contra de los no creyentes siempre que estos dañen al Islam, lo que podría dejar sin efecto sus palabras entre quienes consideran que Estados Unidos e Israel atacan esta religión.

"Pedir la erradicación de sus descendientes y sus ancestros no es legítimo, (excepto) para los infieles tiranos y aquellos que violan la santidad (del Islam) y dañan la fe", dijo.

Como explicó Abdelhadi, estas últimas palabras podrían verse como una justificación de la yihad (guerra santa) por los musulmanes que se sienten hostigados por los estadounidenses e israelíes en Afganistán, Irak o los territorios palestinos.

Radicalización

Es muy frecuente que las oraciones de los viernes terminen con el Imam pidiendo la destrucción de los kuffar (no creyentes), algo a lo que los fieles responden con un "amén".

Para los críticos del Islam, éste es un síntoma de cómo los religiosos musulmanes promueven, a veces sin quererlo, la hostilidad hacia otras religiones y la radicalización de los jóvenes.

Tras los ataques a Nueva York y Washington del 11 de septiembre de 2001, la reforma de las oraciones ha estado en el centro del debate.

Esta cuestión es especialmente sensible en la sociedad saudita, donde se enseña una interpretación puritana del Islam que pide el enfrentamiento con otras religiones, incluso contra los chiitas, una de las ramas de esta confesión.

Los chiitas denuncian que sufren discriminación por parte de los conservadores sunitas, mayoritarios en este reino.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.