Bombas líquidas: la conexión con al-Qaeda

Rashid Rauf
Image caption El británico Rashid Rauf habría ayudado a dirigir el complot desde Pakistán.

La declaración de culpabilidad de tres musulmanes británicos por planear la explosión de aviones en pleno vuelo ha arrojado nueva luz sobre los vínculos entre esos militantes radicales y la red al-Qaeda.

El lunes fueron declarados culpables de conspirar para asesinar a miles de personas utilizando explosivos líquidos de fabricación casera en al menos siete aviones de pasajeros sobre el Atlántico en 2006.

Lea: Culpables por complot para explotar aviones

Se supo ahora que Rashid Rauf, un británico, habría ayudado a dirigir el complot desde Pakistán.

Los servicios de inteligencia también creen que Rauf pudo haber estado involucrado en los atentados de Londres hace cuatro años, en los que murieron más de cincuenta personas.

Aunque su muerte nunca ha sido confirmada, se cree que Rauf falleció tras un ataque de aviones no tripulados estadounidenses el año pasado.

Preparativos

En el verano de 2006, mientras llevaban adelante los preparativos finales para realizar el frustrado ataque, Abdulla Ahmed Ali y Tanvir Hussain, dos de los acusados, enviaron correos electrónicos a Pakistán.

Se comunicaban con Rauf, un británico de Birmingham que había estado viviendo en Pakistán por seis años.

Los correos, escritos en código, eran esencialmente una actualización sobre el progreso de la operación, informa Daniel Sandford, de la BBC.

"Puse mi tienda de música ahora. Sólo tengo que determinar un tiempo de apertura. Necesito nuevo material", escribió Ali el 3 de agosto de 2006.

La justicia británica aseguró que le estaba diciendo a Rauf que la fabricación de las bombas estaba lista, que sólo necesitaba escoger un día para atacar y conseguir de Sarwar –uno de los culpables– peróxido de hidrógeno, un ingrediente clave.

El contacto

Las autoridades británicas creen que Rauf era el vínculo de los conspiradores con al-Qaeda. Y que había estado involucrado en el entrenamiento de los tres británicos.

Recientes evaluaciones de inteligencia sugieren que desde hacía varios años estaba involucrado en planes para realizar ataques en el Reino Unido.

El servicio de inteligencia británico escribió a fines de 2008 a un comité parlamentario que "a la luz de los últimos análisis de inteligencia recibidos" Rauf pudo haber estado involucrado en los atentados del 7 de julio de 2005 en Londres.

Image caption Dos de los culpables por el complot para explotar aviones en pleno vuelo en 2006.

Informes de inteligencia aseguran que Rauf era un colaborador de los ataques y que los agresores estaban "dirigidos de alguna manera por elementos de al-Qaeda residentes en el extranjero".

Rauf también estaba vinculado con Muktar Ibrahim, el líder de los fallidos atentados del 21 de julio en Londres

Cuando la casa de Rauf fue allanada en 2006, la policía de Pakistán encontró las pertenencias de dos hombres británicos que habían viajado con Ibrahim a Pakistán en 2004.

Informaciones acerca de Rauf siguieron llegando, particularmente de personas detenidas en Estados Unidos y Bélgica.

Incluso hubo arrestos en el Reino Unido este año a causa de planes futuros de Rauf, aunque al final nadie fue acusado.

Por un teléfono

Rauf primero llamó la atención de la policía cuando, a fines de los '90, fue acusado de obtener un teléfono satelital mediante engaños.

En 2002 abandonó el Reino Unido luego de que su tío muriera brutalmente apuñalado en Birmingham.

Image caption Los acusados buscaban activar bombas disimuladas como refrescos.

Informes de inteligencia indican que pasó los años posteriores en Pakistán, planeando los ataques contra Occidente.

Finalmente, fue arrestado en 2006 por los servicios de seguridad paquistaníes pero exactamente en el momento equivocado, señala Sandford.

Cuando Scotland Yard decía tener una "buena cobertura" de los sospechosos de los frustrados ataques en los aviones sobre el Atlántico, llegó la noticia de la detención de Rauf en Pakistán.

La policía británica estaba siguiendo a los líderes y registrando los movimientos de otros implicados. Y quería más evidencia definitiva antes de actuar.

Los británicos tuvieron que llevar la operación a toda prisa y la detención los molestó.

Bush en el medio

Un alto oficial de la policía británica dijo a la BBC que la detención de Rauf siguió a una reunión en la Casa Blanca presidida por el entonces presidente George W. Bush.

El mandatario y sus asesores estaban tan preocupados por el riesgo para EE.UU. que alentaron a Pakistán a poner a Rauf bajo custodia, informa Sandford.

Esto ha sido negado por antiguos asesores de Bush.

Consultado sobre el punto, un funcionario británico aseguró: "Sabemos que cuando compartimos información de inteligencia con nuestros socios, a veces ellos tomarán decisiones distintas basadas en su propia seguridad nacional".

Pero la historia no termina ahí. Los abogados de Rauf aseguran que fue torturado en Pakistán. Y luego realizó una fuga extraordinaria. Dos policías lo acompañaban mientras lo llevaban al centro de detención tras su paso por el tribunal.

Autorizaron a Rauf a entrar a una mezquita a rezar. Y desapareció.

En noviembre del año pasado llegó la noticia de su muerte en Pakistán tras haber sido alcanzado por un bombardeo de EE.UU. Su cuerpo nunca apareció.

La inteligencia británica asegura que es más probable que Rauf –una figura clave de los ataques del 7-J y del complot para explotar aviones en 2006– esté muerto a que esté con vida.

Contenido relacionado