¿Mejoró la salud de Obama?

Barack Obama
Image caption En general se considera que Obama recuperó terreno en el debate sobre la reforma sanitaria.

Un día después del llamado urgente que hizo el presidente Barack Obama al Congreso de Estados Unidos para reformar el sistema de salud, las estadísticas viene a reforzar su argumento al señalar que el problema de los estadounidenses sin seguro de salud va en aumento por efecto de la crisis económica.

Según el informe del año 2008 presentado este jueves por la Oficina del Censo de EE.UU. hay cada vez más personas sin seguros médicos como consecuencia de haber perdido sus trabajos en medio de la recesión.

46,3 millones de ciudadanos están sin seguro médico, un aumento de más de 600.000 personas comparado con el informe del año pasado. El informe deja fuera los primeros meses del 2009, que fueron particularmente críticos en la pérdida de empleos.

Opine: ¿Salud pública o privada?

"La situación se ha hecho peor en los últimos doce meses (…) Se estima que las filas de los no asegurados ha crecido en al menos unos seis millones", dijo el presidente Obama la mañana del jueves ante un grupo de la Asociación de Enfermeras Estadounidenses reunidas en la Casa Blanca.

A las enfermeras Obama les repitió los mismos argumentos que presentó poco más de 12 horas antes a la sesión conjunta de las cámaras del Congreso que convocó en un intento por controlar la polémica que ha generado el proyecto de reforma y que luce mayor de la que habría esperado la Casa Blanca.

Apagada la retórica

A lo largo del jueves los medios de comunicación de EE.UU. han dedicado sus principales espacios al análisis del discurso y el impacto que podría tener en el futuro de la discusión.

En general se considera que Obama recuperó terreno en el debate al explicar con detalle -por primera vez- qué es lo que quiere ver dentro de la eventual reforma, que sigue esperando poder firmar como ley antes de fin de año.

En general lo republicanos no lucen muy impresionados por lo dicho por el presidente como quedó demostrado en la respuesta oficial que siguió al discurso.

Lea: Obama hace una llamada de urgencia

"Como siempre el presidente habló muy bien pero dijo muy poco", aseguró el presidente del Partido Republicano, Michael Steele.

Disipados los fuegos retóricos, todos se preguntan qué es lo que sigue y qué efecto puede haber tenido el mensaje presidencial en el ánimo de los congresistas que se oponen al proyecto: los republicanos y algunos demócratas de los distritos más conservadores, un grupo conocido como el de los Perros Azules.

Mientras tanto, en el Congreso los líderes de la bancada demócrata tratarán de aprovechar el impulso del discurso presidencial para sintetizar en los próximos días una propuesta de ley definitiva.

Aprovechando lo que consideran el cambio de dinámica que introdujo el mensaje presidencial el Comité de Finanzas del Senado, esperan dar los toques finales a su plan de manera de tenerla lista la semana entrante. Ese proyecto se sumaría a los de los otros cuatro comités del Congreso que ya han llegado a acuerdos. Todos sin la participación de los republicanos.

Puentes políticos

Image caption Cerca de 47 millones de estadounidenses no cuentan con seguro médico.

Pese a lo que han venido aconsejado los factores más radicales de su partido el presidente no parece convencido de que los demócratas deban valerse de su mayoría parlamentaria para aprobar una reforma de salud.

En su discurso insistió en involucrar a los republicanos en el esfuerzo, aunque también habló de "no perder el tiempo" con quienes sólo intentan bloquear cualquier avance.

La mañana del jueves el vicepresidente Joe Biden aseguró a la televisora ABC que Obama "volvió a centrar el debate" pero reconoció que "no sé si le llegó a los republicanos o no".

Algunos no creen que el evento bicameral haya creado una nueva dinámica en la discusión y afirman que no necesariamente construyó los puentes políticos necesarios para un acuerdo nacional sobre el tema.

"La parte más importante (del discurso de anoche) es cuando el presidente dijo que había muchos detalles por resolver y la audiencia se rió", aseguró a la BBC Michael Canon, analista del Instituto Cato, un centro de promoción de políticas de libre mercado que ha expresado su oposición al plan de reforma.

"No creo que el presidente haya cambiado el debate porque él no ha cambiado su manera de pensar sobre lo que debe ser la reforma y mucho menos el diseño de políticas para manejar el tema", afirmó Canon.

Punto del eterno retorno

Image caption Según una encuesta, uno de cada siete ciudadanos cambió de parecer tras escuchar al presidente.

Muchos analistas estiman que por fuerte que pueda haber sido el impacto en la opinión pública del mensaje presidencial, éste por si sólo no garantiza a Obama que se logren sus aspiraciones.

"Lo que me impacta es cuántas veces hemos estado en este punto antes. Hemos visto ya a un presidente demócrata dirigiéndose al Congreso en septiembre acerca del sistema de salud", le dijo a la BBC Eamon Davis, analista de Politico, una influyente publicación de asuntos públicos de Washington.

Pese a que califico con buenos términos el discurso de Obama, Davis recordó que Bill Clinton hizo lo mismo en 1994 y que "no llegó a ningún lado".

Una encuesta de la empresa Opinion Research Corp, contratada por la cadena de noticias CNN, mostró que 67% de los ciudadanos que vieron el discurso apoyan los planes del presidente, comparado con 53% que lo hacían antes del evento.

Según esa encuesta, hecha inmediatamente después del mensaje de Obama, uno de cada siete ciudadanos cambió de parecer tras escuchar al presidente, aunque la mayoría de los encuestados se reconoció como simpatizante demócrata.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.