Lo que significa el cambio de Washington

Prueba de misiles iraní
Image caption EE.UU. podrían estar adoptando una política exterior más cautelosa con Obama.

La decisión de Estados Unidos de congelar su proyecto de instalar un escudo antimisiles en Polonia y la República Checa constituye un cambio radical en la política exterior y de defensa de Estados Unidos.

La información al respecto fue divulgada primero por el diario estadounidense The Wall Street Journal y luego confirmada por la Casa Blanca.

Lea: EE.UU. suspende escudo antimisiles

Las implicaciones de esta decisión son varias.

Primero, envía una señal importante -y esto sigue a varias otras señales- de que EE.UU. está adoptando una política exterior mucho más cautelosa bajo el nuevo gobierno de Obama.

Su antecesor, el presidente George W. Bush, estaba empeñado en la construcción de este escudo y se había logrado un acuerdo con Polonia para instalar diez interceptores de misiles allí y con República Checa para colocar los radares del sistema en su territorio.

El presidente Obama ordenó una revisión del plan cuando asumió el gobierno y aparentemente no ve razones para actuar con tanta prisa en la instalación de este escudo. Parece que sus expertos le están diciendo que Irán -la razón detrás de este plan- después de todo no tiene una tecnología de misiles balísticos tan avanzada.

Relaciones con Rusia

Image caption Esta sería una señal más de que Obama busca un cambio importante en las relaciones de su país con el mundo.

En segundo lugar, la decisión tiene un impacto en las relaciones entre EE.UU. y Rusia. El efecto es doble. Por un lado, los rusos se sentirían complacidos y las relaciones entre ambos países podrían mejorar.

Rusia ha dicho en numerosas ocasiones que el escudo está dirigido a ellos, aunque Washington ha negado esta versión. EE.UU. ha señalado que los rusos estaban meramente buscando una excusa para interferir en los asuntos de sus vecinos.

Pero por otra parte los rusos podrían sentirse triunfantes y concluir que su enfoque de mano dura genera respeto y resultados.

En tercer lugar, descartar el plan para construir este escudo indica que el equipo de Obama mira con escepticismo las denuncias de que Irán está construyendo armas nucleares. Eso podría significar una renuencia a atacar a Irán por el tema de las plantas nucleares sin tener pruebas sólidas, aunque esto no necesariamente garantizaría que los israelíes no lo hagan.

Decepción

En cuarto lugar, los gobiernos polaco y checo tienen sentimientos encontrados al respecto.

Ellos han invertido sumas considerables de dinero desde que asumieron el plan. Algunos políticos de línea dura pueden sentirse defraudados. Otros, aliviados. Habrá debates sobre los compromisos de largo plazo de EE.UU. con Europa.

En quinto lugar, en el plano militar, implica un cambio importante de énfasis en la estrategia de defensa antimisiles de EE.UU.

Según el diario The Wall Street Journal el énfasis estaría ahora en la defensa regional.

El de Israel constituye un buen ejemplo. Washington está cooperando con los israelíes en un instrumento antimisiles llamado Arrow o flecha, y en un interceptor de misiles de corto alcance conocido como la honda de David.

Métodos como estos pasarán ahora al primer plano. Además, cobrarán importancia sistemas como el Aegis, basado en barcos, que ya ha sido desplegado en Japón.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.