Francia: Villepin al banquillo

Nicolas Sarkozy y Dominic de Villepin (Foto: 11/04/06)
Image caption El ex primer ministro niega su complicidad en los intentos de dañar la reputación de Sarkozy.

En Francia lo llaman "el juicio de la década". Y es que el ex primer ministro francés Dominique de Villepin compareció este lunes ante el tribunal que lleva el caso en el que se le acusa de conspirar para desacreditar al entonces ministro del Interior y actual presidente de la república, Nicolas Sarkozy.

Los cargos datan del año 2004, cuando presuntamente Dominique de Villepin trató de manipular una investigación sobre corrupción judicial en un intento por perjudicar la imagen de Nicolas Sarkozy, su competidor por la candidatura de su partido a las elecciones presidenciales de 2007.

En el centro del escándalo se encuentra una lista de personas con cuentas bancarias quienes presuntamente habían recibido sobornos producto de acuerdos ilegales sobre ventas de armas.

El caso se remonta a 2001, cuando se abrió una investigación por la venta -a principios de los '90- de buques de guerra franceses a Taiwán.

Uno de los jueces recibió de un informante anónimo un CD con una lista de personas que supuestamente habían recibido sobornos por la venta. Dentro de los 89 nombres de hombres de negocios y políticos mencionados se encontraban "Nagy" y Bocsa", otros apellidos de Sarkozy, cuyo padre era húngaro.

Posteriormente se demostró que la lista era falsa y comenzó entonces una investigación para averiguar quién estaba detrás del montaje. Los magistrados deberán ahora decidir si Villepin es esa persona.

Intrigas y falsificaciones

Se trata de una historia de intriga política y comportamientos deshonestos que comienzó este lunes en el Tribunal Correccional de París.

Si Villepin es encontrado culpable, el ex primer ministro podría enfrentar una condena de hasta cinco años en prisión y una multa por US$66.000.

Image caption Si Villepin es encontrado culpable podría enfrentar una condena de hasta cinco años en prisión.

Villepin negó su complicidad en los intentos de perjudicar la reputación de Sarkozy.

"Estoy aquí por la decisión de un hombre y la obsesión de un hombre: Nicolás Sarkozy", declaró a su llegada a la corte con su esposa y tres hijos. "Saldré libre y con mi nombre limpio".

De acuerdo con la corresponsal de la BBC en París, Emma Jane Kirby, este complejo y explosivo juicio tiene todos los elementos para convertirse en un éxito de taquilla en caso de que se convierta en una película de suspenso de tinte político.

Se trata de dos ambiciosos ministros rivales que luchaban a brazo partido por la oportunidad de obtener la victoria y ocupar la Presidencia de Francia.

Ambos hombres no podrían ser más distintos, señala Kirby.

Villepin era un ex diplomático proveniente de una familia de clase alta que encajaba perfectamente dentro de la élite política francesa.

Por su parte, Nicolas Sarkozy, el entonces ministro de Interior, era un político franco que no formaba parte de esa élite y que intentaba reestructurar el sistema establecido.

Se calcula que la audiencia se prolongue durante al menos cuatro semanas pero no se espera un veredicto hasta varios meses después.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.