Arctic Sea: piratas no, "náufragos"

Barco Arctic Sea
Image caption Algunas versiones apuntaron que el Arctic Sea podría haber transportado armas rusas hacia Irán.

El complejo caso del buque Arctic Sea no deja de aportar nuevos elementos que ahondan el misterio de qué ocurrió realmente. Ahora, según un abogado, ocho de los supuestos secuestradores del barco no eran piratas sino náufragos que fueron rescatados en el mar Báltico y se les dio la bienvenida a bordo.

Konstantin Baranovsky, que representa a uno de los ocho hombres, afirmó que los supuestos piratas estaban probando un sistema de navegación en un barco pequeño.

La embarcación comenzó a tener problemas y sus ocho tripulantes fueron rescatados por el Arctic Sea, dijo Baranovsky.

La historia comenzó a complicarse cuando los ocho hombres fueron detenidos a mediados de agosto por la marina rusa y trasladados a Moscú, donde se enfrentan a cargos por piratería.

"Bienvenidos"

De acuerdo con Baranovsky, la tripulación del Arctic Sea dio la bienvenida a los ocho presuntos piratas que, como ellos, eran de nacionalidad rusa. Tras el rescate, y ya a bordo, se les ofreció vodka y se les permitió utilizar el gimnasio y la piscina del barco.

Según narró el abogado, a lo largo de la primera noche en el barco, tripulación y presuntos piratas celebraron una fiesta mientras el Arctic Sea continuaba su trayecto desde el Báltico hasta el canal de la Mancha.

Aparentemente, la desgraciada aventura de los presuntos piratas, relató el letrado, comenzó la mañana del 24 de julio cuando partieron de las costas de Estonia a bordo de una lancha hinchable Zodiac.

Según el cliente de Baranvosky, Dimitri Bartenev, su propósito era probar un sistema de navegación nuevo antes de comenzar a trabajar en cuestiones medioambientales en la costa estonia.

Pieza clave

Bartenev dio órdenes precisas a su abogado para que no revelara a la prensa el nombre del propietario de la lancha ya que él podría tener, de acuerdo con el presunto pirata, la clave del caso.

"Esa persona es importante para este caso ya que el propietario puede decir la verdad sobre lo que Dimitri y sus siete compañeros estaban haciendo en el mar ya que fue él quien les pidió que zarparan", comentó Baranovsky.

"Una vez se encontraban en alta mar, una tormenta les golpeó y dañó el sistema de navegación", agregó.

A partir de ese incidente, y ya de noche, perdieron el rumbo hasta que fueron rescatados por la tripulación del Arctic Sea.

Los ocho hombres –que podrían enfrentarse ahora a sentencias de más de 20 años de prisión– aseguraron que en el Arctic Sea se les trató como huéspedes mientras el buque navegaba en dirección a África.

Un extraño viaje

Pero su "viaje de placer" a bordo del navío ruso se fue enrareciendo a medida que se alejaban de Europa sin saber cuál era su destino –en principio les dijeron que se dirigían al norte de África– y sin hacer ninguna escala que les hubiera permitido regresar a Estonia.

En su declaración, Bartenev aseguró haber visto una gran cantidad de madera a bordo –que es la supuesta carga que transportaba el barco- pero admitió que realmente no había mirado con atención en el interior.

El nivel de detalles que aportó Bartenev en su relato es sorprendente y es probable que refuerce las sospechas sobre la posibilidad de que Rusia hubiera inventado la versión de los ocho piratas para tratar de evitar dar explicaciones sobre qué estaba transportando realmente el Arctic Sea.

Fuentes cercanas a la inteligencia israelí aseguraron a la BBC que la historia de la piratería era una cortina de humo para darle tiempo a los rusos a interceptar el barco que supuestamente transportaba sistemas de defensa antiaéreos para Irán.

Rusia negó rotundamente que el carguero transportara misiles S-300.

Baranovsky sugirió a la BBC que había tenido acceso a pruebas cruciales que la tripulación del Arctic Sea había dado a los investigadores rusos.

"En esas pruebas algunos de los miembros de la tripulación aseguraban que dos días antes del rescate de los presuntos piratas, alrededor de 20 hombres con aspecto de policías abordaron el barco desde una lancha rápida", apuntó el abogado.

"La tripulación afirmó que esos hombres estaban buscando algo", agregó.

En cambio, más adelante, de acuerdo con Baranovsky, la tripulación cambió de versión y aseguró haber contado esa versión bajo amenaza de los presuntos piratas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.