Alemania, el gigante discreto

Puesto de campaña de la Unión Cristianodemócrata de Alemania
Image caption El domingo son las elecciones parlamentarias en Alemania.

Alemania, que es el país más grande de la Unión Europea y el mayor exportador del mundo, se comporta como un gigante tímido.

Para muchos observadores externos, Alemania no parece tener un rol protagónico en la geopolítica internacional, pese a que realmente juega un papel clave.

Estados Unidos, Rusia, China e incluso India y Brasil llaman más la atención que los germanos, aunque nadie cuestiona su presencia en cualquier cumbre o reunión de alto nivel.

Pareciera que, algunas veces, Alemania pasara desapercibida.

Pero no es una percepción meramente externa. De hecho, los pocos temas de trascendencia global que han formado parte de la campaña electoral son un signo de que la percepción también es interna.

Los grandes temas de la agenda internacional rara vez se mencionaron en la campaña de las elecciones parlamentarias del domingo. Los candidatos se enfocaron principalmente en la economía.

Factor Afganistán

Sin embargo, el 4 de septiembre, un coronel alemán dirigió un ataque aéreo en Afganistán, en el cual murieron docenas de personas y que reactivó los llamados a un retiro de las tropas alemanas de la nación asiática.

La semana pasada, en dos videos de al-Qaeda, los alemanes fueron amenazados con un "grosero despertar" después de las elecciones, si no abandonan Afganistán.

Sólo un pequeño partido de izquierda ha promovido un retiro inmediato de las tropas alemanas de ese país. Sin embargo las encuestas de opinión muestran que la mitad de las personas consultadas quiere que los más de 4.000 soldados regresen a casa.

Algunos periódicos han descrito a la nación asiática como "el Vietnam alemán".

El candidato social demócrata que aspira a convertirse en canciller de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha exhortado a allanar el camino para una retirada de las tropas germanas para 2013.

Image caption Aunque algunas veces pasa inadvertida, Alemania no falta a las grandes cumbres mundiales.

Steinmeier es el ministro de Relaciones Exteriores saliente. Integró la coalición que la canciller Ángela Merkel consiguió junto a socialdemócratas y democratacristianos.

De acuerdo con algunos analistas, la política exterior germana se ha estancado gracias a la unión de esas dos figuras.

Merkel y Steinmeier se han bloqueado mutuamente, principalmente en un tema: cómo manejar sus relaciones con China y Rusia.

Sin cambios

Jan Techau, del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores, señala que Alemania carece de una cultura estratégica y que la política basada en el consenso forma parte de la dinámica de los principales partidos políticos del país.

"No habrá cambios sustanciales en la política exterior tras las elecciones, al menos no hay nada previsto", le dijo Techau a la BBC.

La única transformación que el resto del mundo podría observar sería si el partido Liberal Demócrata gana suficientes votos para conformar una nueva coalición.

Su líder, Guido Westerwelle, quien busca convertirse en el próximo titular de la cartera de las Relaciones Exteriores, insiste en el retiro de alrededor 150 ojivas nucleares estadounidenses ubicadas en Alemania desde el final de la Guerra Fría.

Westerwelle se convertiría en el primer diplomático de alta jerarquía gay.

Tensión

Uno de los principales logros de la coalición ha sido descongelar las relaciones con EE.UU., que se volvieron tensas por la guerra en Irak.

Merkel, quien fue una invitada especial en la hacienda del presidente George W. Bush, se ha mostrado más reservada con Barack Obama. Pero, aún así, ha logrado desarrollar una fuerte relación con el presidente demócrata.

El público alemán se volvió simpatizante de Obama incluso antes de que ganara las elecciones presidenciales. Unas 200.000 personas se volcaron al sitio escogido por Obama, en Berlín, para pronunciar uno de sus discursos de campaña.

Latinoamérica

Latinoamérica no juega un rol importante en la política exterior alemana. Una razón, de acuerdo con Techau, es que el componente clave de esa relación es el comercio, el cual entra en competencia con toda la Unión Europea.

Image caption Steinmeier, ministro de Relaciones Exteriores, es el candidato del Partido Socialdemócrata.

"Un gran número de compañías alemanas tienen sucursales en Brasil, pero la relación está europeizada", indicó Techau.

Sin embargo, en un contexto en el que Brasil adquiere especial interés para Alemania es en el G-20, dice el experto. Alemania es enfática en la necesidad de hacer las normas que rigen el sistema financiero más estrictas y está buscando aliados en esa empresa.

El cambio climático es otra área en la que Brasil podría jugar un papel clave.

En una entrevista con un influyente diario de finanzas alemán, Handelsblatt, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva señaló que tenía previsto viajar tanto a Alemania como a EE.UU. con miras a la conferencia sobre cambio climático en Copenhague.

Lula exhortó a los inversionistas germanos a redescubrir su país. "Brasil podría ser el país con la más sólida presencia industrial alemana fuera de Alemania" dijo el mandatario. "Alemania podría beneficiarse mucho más de Brasil", agregó.

Vínculos

El presidente brasileño describió su relación con Alemania como "casi emocional" por sus vínculos pasados con los sindicatos alemanes. "Su solidaridad fue importante cuando mis derechos políticos me fueron negados durante el régimen militar", señaló Lula.

Los países más pobres en América Latina, como Haití, integran la lista de los receptores de ayuda germana para el desarrollo.

A diferencia de otras naciones industrializadas, Alemania ha aumentando consistentemente su contribución para convertirse en el segundo donante mundial, después de EE.UU.

Pese a la crisis económica, el desarrollo se mantiene como una de las prioridades del país.

Los principales partidos políticos insisten incluso en que Alemania debería destinar 0,7% de su Producto Interno Bruto para ayudar a las naciones más pobres.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.