Arrancó el juicio contra Olmert

Olmert llegando al tribunal en Jerusalén.
Image caption El ex ministro de Israel no cree que será encarcelado.

El ex primer ministro de Israel, Ehud Olmert, imputado por varios casos de corrupción, se declaró inocente en el comienzo de su juicio en Jerusalén.

"Ha llegado el momento de los hechos. He llegado aquí como un hombre inocente y así será como me vaya", aseguró al llegar a tribunales.

En el escrito que la Fiscalía del Estado presentó en el Tribunal de Distrito de Jerusalén figuran los delitos de "corrupción agravada", "fraude y abuso de confianza", "falsificación de escritura" y "ocultación de ganancias fraudulentas".

Olmert presuntamente habría cometido los delitos que se le imputan mientras era alcalde de Jerusalén y ministro de Comercio, antes de convertirse en primer ministro en 2006. También está acusado de defraudar a instituciones benéficas israelíes, entre ellos el memorial del Holocausto Yad Vashem.

Esta es la primera vez en la historia de Israel que un ex primer ministro es juzgado en una causa penal, destaca Paul Wood, corresponsal de la BBC en Medio Oriente.

Olmert indicó que en los últimos tres años había sido sometido a "una campaña casi inhumana de difamaciones e investigaciones" por la que "ha pagado un alto precio".

El ex jefe del gobierno admitió que la posición en que se encuentra "no es fácil" aunque sus abogados han calificado la acusación, en un juicio que podría durar hasta cuatro años, como ridículamente débil.

Si es hallado culpable, Olmert se enfrenta a una pena de hasta cinco años de prisión por cada uno de los cuatro cargos que se le imputan. Sin embargo, en una entrevista con la BBC, se rió a carcajadas ante la sugerencia de que podría ir a la cárcel.

Las acusaciones

Olmert, de 63 años, se vio obligado a dimitir en septiembre de 2008 por acusaciones que incluyen haber recibido cientos de miles de dólares en pagos en efectivo del empresario estadounidense Moshe Talanksy.

El ex primer ministro admite haber recibido dinero de Talansky, aunque insiste en que se trataba de donaciones legales para su campaña de reelección como alcalde de Jerusalén y como líder del Likud, su antiguo partido.

En otro caso la Fiscalía acusa al ex jefe del gobierno israelí de haber presentado facturas duplicadas a distintos organismos e instituciones relacionadas con viajes al extranjero cuando era alcalde de Jerusalén.

Por esta acusación la Fiscalía asegura que Olmert le cobró a organizaciones benéficas unos US$ 92.000 en viajes de negocios que ya habían sido pagados por el gobierno y luego mantenidos en una cuenta secreta para pagar sus vacaciones familiares, informa Wood desde Jerusalén.

El tercer caso en el que se le ha imputado, la justicia acusa a Olmert de haber beneficiado a su amigo Uri Messer mientras era ministro de Comercio.

Olmert se convirtió en primer ministro en mayo de 2006, tras ocupar el cargo en funciones durante varios meses después de que Ariel Sharon sufriera un infarto cerebral y entrara en coma.

Tras dimitir el año pasado, las elecciones de febrero determinaron que Olmert fuera sustituido en el cargo por el líder del Likud, Benjamin Netanyahu.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.