Afganistán: mueren cinco soldados de EE.UU.

Cinco soldados estadounidenses, en servicio bajo las fuerzas de la OTAN, murieron en tres ataques ataques insurgentes en el sur de Afganistán, revelaron militares de Estados Unidos.

Image caption En los últimos meses EE.UU. ha enviado más de 30.000 soldados a Afganistán.

"Dos miembros perecieron y uno murió de sus heridas debido a la inesperada detonación de un artefacto explosivo" en una carretera, indicó la fuerza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte en Afganistán (ISAF) en un comunicado.

"Un miembro de las fuerzas armadas falleció a causa de las heridas de bala sufridas en un ataque insurgente, y un miembro de las Fuerzas Armadas murió debido a las heridas recibidas en un ataque guerrillero mientras patrullaba", se aseguró en el comunicado.

Con las muertes de este jueves se eleva a 368 el número de militares extranjeros muertos este año, el más mortífero para las fuerzas internacionales en ocho años de guerra.

Desde 2001, cuando una invasión liderada por EE.UU. derrocó al Talibán, han muerto más de 800 soldados estadounidenses.

Estrategia

Estas muertes vienen en medio de un acalorado debate en Washington sobre la estrategia a seguir en Afganistán, explica el corresponsal de la BBC en Kabul, Martin Patience. Los funcionarios reconocen que la situación de seguridad está empeorando en todo el país.

Esta semana un informe confidencial del general encargado de las tropas estadounidenses en Afganistán advirtió que la misión militar podría fracasar si no se aumenta urgentemente el número de soldados y se cambia de estrategia.

En el reporte publicado por el diario Washington Post, el general Stanley McChrystal explica que la operación internacional en el país asiático se está deteriorando, por lo que sugiere un cambio para poder derrotar al Talibán.

Patience informa que en las próximas semanas McChrystal pedirá un refuerzo de decenas de miles de soldados. Pero no está claro si Washington aceptará la petición. En el Congreso hay molestia por el fraude en las elecciones afganas. Y también hay dudas sobre si el envío de tropas mejorará la seguridad.

Algunos altos funcionarios argumentan que EE.UU. debe reducir sus operaciones en Afganistán y centrarse en las operaciones antiterroristas dirigidas a grupos extremistas que operan en la región, de acuerdo al corresponsal de la BBC.

Por otra parte, el general estadounidense señaló que otros de los problemas en el país son la corrupción y el abuso de poder. Dos prácticas que le dan a los afganos pocas razones para apoyar al gobierno. McChrystal escribió que existe una "crisis de confianza entre los afganos" que cuestionan la permanencia de los militares estadounidenses.

En los últimos meses EE.UU. ha enviado más de 30.000 soldados y se espera que para antes de finales de 2009 la cifra alcance los 68.000. La mayoría de ellos han sido desplegados en el sur del país, zona considerada bastión del Talibán.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.