Alemania: victoria de la centro-derecha

Angela Merkel, canciller de Alemania
Image caption Merkel busca reactivar la economía recortando impuestos.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, anunció que sostendrá charlas para formar una coalición de gobierno con el Partido Liberal Demócrata, FDP, tras su victoria en las elecciones del domingo.

La prioridad de su segundo gobierno será devolver la prosperidad a la mayor economía de Europa, dijo la canciller.

Merkel aseguró que la coalición entre el FDP y su bloque de centro-derecha CDU/CSU -que debería conformarse dentro de un mes- ofrecía la mejor oportunidad de recuperación.

Alemania atraviesa la recesión más severa desde la Segunda Guerra Mundial y encarrilar nuevamente la economía será la prueba de fuego para nuevo gobierno, dice desde Berlín la corresponsal de la BBC, Oana Lungescu.

Ambos partidos favorecen la empresa privada y han prometido recortar impuestos, pero el creciente déficit presupuestario podría afectar esos planes.

De todas formas Merkel estará aliviada de no tener que continuar con su antiguo socio, el Partido Social Demócrata (SPD) encabezado por el actual ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, principal rival de la canciller en estos comicios.

SPD admite derrota

Steinmeier admitió haber sufrido una "derrota amarga" y dijo que su partido estará "vigilante en la oposición".

"Los votantes han tomado una decisión y el resultado supone un día amargo para los socialdemócratas alemanes (…) no hay manera de maquillarlo, el resultado es una derrota amarga", afirmó.

Según la corresponsal de la BBC, los socialdemócratas pagaron un alto precio por estos cuatro años de matrimonio de conveniencia -poco más de 23 por ciento, su peor resultado desde la guerra.

Muy seguramente Steinmeier será reemplazado como ministro de Exteriores por Guido Westerwelle, líder del FDP y un político abiertamente homosexual.

Lea también: Alemania, el gigante discreto

Retos

Westerwelle dijo que el nuevo gobierno actuaría de forma "responsable". "Ahora empieza la verdadera labor...para Alemania y para nuestro pueblo", afirmó.

No obstante, la nueva coalición tendrá que sortear otros asuntos delicados además de la economía, señala nuestra corresponsal.

Está la presencia de más de 4.000 soldados alemanes en Afganistán, en lo que se considerar una misión poco popular, sin fecha clara para su repliegue.

La política nuclear también estará sobre la mesa, muy probablemente renunciando a la promesa de cerrar varios reactores de energía atómica en la próxima década.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.