Masiva primera misa checa del Papa

Benedicto XVI
Image caption Muchas personas llegaron a la misa desde Polonia, Eslovaquia y Austria.

Más de 100.000 personas participaron en una misa celebrada por el Papa Benedicto XVI en la ciudad de Brno en el marco de su primera visita a la República Checa.

La elección de esta ciudad, la segunda del país, no es casual. Es la capital de Moravia, donde viven la mayoría de los 2,5 millones de católicos del país, según explica Rob Cameron, periodista de la BBC desde Brno.

Muchas personas también llegaron a la celebración este domingo desde Polonia, Eslovaquia y Austria.

La visita de Benedicto XVI, quien llegó el sábado para una visita de tres días, busca alentar a los fieles católicos y también recordarle a la nación checa, en gran medida secular, sus raíces cristianas.

"La experiencia de la historia demuestra el absurdo al que llega el hombre cuando excluye a Dios del horizonte de sus opciones y sus acciones", dijo el Papa cerca del aeropuerto de Brno.

Durante la misa, instó a los checos a "permanecer fieles a su vocación cristiana y al evangelio, para construir juntos un porvenir de solidaridad y de paz".

"Es importante no perder de vista el ideal que expresaban las costumbres tradicionales y, sobre todo, mantener el patrimonio espiritual heredado de vuestros antepasados" y lograr que "responda a las exigencias de los tiempos presentes", agregó.

Menos fieles

El corresponsal de la BBC en Roma, David Willey, informó que la religión católica está en serio declive en este momento en la República Checa.

Encuestas han sugerido que la creencia en Dios está disminuyendo en el país y, durante su visita el Papa ha instado a la población a renovar su fe.

El descenso en el número de católicos se registra 20 años después del colapso del comunismo en la denominada Revolución de Terciopelo por lo que el Papa se encuentra en la República Checa para tratar de incentivar la fe cristiana, señaló Willey.

El Papa también se reunirá con varios ex líderes, entre ellos, Vaclav Havel, figura clave en el levantamiento contra el gobierno comunista hace dos décadas.

El sábado, Benedicto XVI había asegurado que la sociedad checa todavía tenía "las heridas causadas por la ideología atea" del comunismo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.