Última actualización: jueves, 1 de octubre de 2009 - 00:07 GMT

Luto permanente para las mujeres de Irak

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Las casi tres décadas de guerra, totalitarismo, invasiones, ocupaciones e insurgencia han dejado en Irak al menos un millón de viudas y varios millones de huérfanos.

Esas eran las estimaciones que hizo a principios de 2009 la ministra iraquí de Asuntos para la Mujer, Narmeen Othman, aunque ahora calcula que puede haber hasta dos millones.

Bajo el gobierno de Saddam Hussein, a pesar de la brutalidad del régimen hacia muchos iraquíes, las viudas de guerra sí recibían cuidados del estado. Ahora la mayoría están escondidas y son vulnerables.

Tienen angustia y nostalgia de sus parientes desaparecidos, pero también miedo al futuro, pues ya no hay quien traiga el pan a casa.

En busca de marido

Mujer en Irak

No tienen a nadie que traiga el pan a casa, pero tampoco formación para conseguir un empleo.

En la zona oeste de Bagdad, la organización Al-Ethar reparte donaciones a las familias sin padres y ayudan a las viudas a buscar un nuevo marido.

Su directora, Hana Badrani, asegura que 2.000 viudas reciben ya ayuda de este grupo, madres de un total de 7.000 niños y niñas. La mayoría de ellas no tiene ninguna formación, así que es muy difícil que puedan conseguir un empleo.

Badrani nos enseña un exitoso ejemplo de cómo funciona su organización: la pareja formada por Iman y Hussein. El esposo de Iman murió hace dos años. Ahora se ha vuelto a casar y tiene un hijo con Hussein llamado Yussef.

"Casarse con una viuda es bueno para el hombre y para los niños", dice Hussein.

También Latife, la esposa de Hussein, opina igual. "Es un gran problema, todas estas viudas. ¿Quién se va a encargar de ellas?".

"Un padre da seguridad"

UM FATIMA

Mujer en Irak

"Si ellos tuvieran un padre, todos nos sentiríamos más seguros. Tanto desde el punto de vista emocional como desde el económico. Ellos extrañan a su padre y, a veces, cuando ven a un hombre quieren abrazarlo"

También nos encontramos con Um Fatima, una joven viuda que se echa a llorar cuando le preguntamos cómo viven sus cuatro hijos sin su padre, Ahmad, a quien mataron hace tres años. Sus asesinos llevaban uniformes militares y le dispararon mientras Ahmad echaba gasolina a su taxi.

Para Um Fatima es muy importante que una viuda se vuelva a casar, tanto para ella como para sus hijos.

"Si ellos tuvieran un padre, todos nos sentiríamos más seguros", dice. "Tanto desde el punto de vista emocional como desde el económico".

"Ellos extrañan a su padre y, a veces, cuando ven a un hombre quieren abrazarlo".

Independencia

Las mujeres deberían sentir que son seres humanos, que tienen las mismas capacidades que los hombres

Hanaa Edwar, activista

Una activista iraquí por la independencia de la mujer, Hanaa Edwar, cuestiona la asunción generalizada en el país por la cual una viuda debe volverse a casar.

"Las mujeres deberían sentir que son seres humanos, que tienen las mismas capacidades que los hombres y que pueden luchar solas por sus derechos, y proteger a sus hijos, sin necesidad de un esposo", dice.

"En esta sociedad de duras tradiciones tribales tenemos que intentar construir una nueva imagen para la mujer iraquí", añade.

Ella es cristina. Por eso le preguntamos cómo le respondería una viuda musulmana, si le podría argumentar que sus tradiciones religiosas forman parte de su vida privada.

Mujer en Irak

La tradición musulmana no debería ser impedimento para la independencia de las iraquíes, dice Edwar.

"Eso no me importa, la verdad. Yo me considero un ser humano, no me preocupan las religiones", dice.

Sin embargo, todavía hay muchas mujeres en este país que piden un nuevo esposo. Y un nuevo padre para sus hijos.

Un día nos sentamos a dialogar con Um Ahmed, una viuda iraquí, y su hija de tres años, Sara. Um Ahmed nos cuenta que su marido recibió un disparo cuando caminaba por la calle.

Al terminar de contar la historia, un pedido sale de la boca de la pequeña Sara, que dirige la mirada hacia el reportero que escribe esta historia: "Por favor, quédese con nosotras".

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.