EE.UU. e Irán se reunieron en Ginebra

Delegados en reunión el jueves en Ginebra
Image caption Las conversaciones bilaterales fueron calificadas de "significativas".

El subsecretario de Estado de Estados Unidos, William Burns, y el negociador de asuntos nucleares de Irán, Saeed Jalili, entablaron este jueves en Ginebra, Suiza, conversaciones acerca del plan nuclear iraní que fueron descritas como "significativas".

El diálogo se dio en el marco de las primeras negociaciones sobre el programa nuclear iraní que tienen lugar entre representantes de la nación islámica y los países miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (más Alemania) desde la controvertida victoria electoral de Mahmoud Ahmadinejad en junio pasado.

Los reportes indican que la negociación multilateral finalizó con el compromiso de reunirse de nuevo a fines de octubre.

Sin embargo, el enviado especial de la BBC a Ginebra, Jon Leyne, estimó que no hay indicios de que las conversaciones hayan realizado un gran progreso.

Irán en Ginebra: ¿juego trancado? ¡Opine!

"Prueba de fuego"

Una nueva planta para enriquecer uranio y pruebas con misiles de medio y largo alcance por un lado, y la amenaza de aislamiento y endurecimiento de sanciones de la comunidad internacional por el otro, son las fichas con las que comenzó un juego que encierra las claves del orden político internacional.

Mientras en Teherán se declaran optimistas, en Occidente las expectativas de algunos son más sombrías y se centran en cómo afrontar -con sanciones- la negativa de Irán a acatar la principal demanda de Occidente: la suspensión del enriquecimiento de uranio.

La sospecha de que Irán puede estar desarrollando armas nucleares es la principal preocupación de las potencias occidentales.

El encuentro supuso una prueba de fuego para la política exterior del presidente de EE.UU, Barack Obama, que, por el momento, ha logrado que China y Rusia, los países más renuentes a sancionar a Irán, acepten exigir a Teherán que coopere con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

"Derechos nucleares"

Los mensajes del gobierno iraní han aumentado el clima de escepticismo al anunciar que no iba a discutir en la reunión lo que considera "sus derechos nucleares", sino temas generales sobre desarme.

Image caption La reunión con el Consejo de Seguridad es la primera desde las polémicas elecciones iraníes de junio.

A pesar de que dijo que permitirá la inspección de la ONU, parece que Irán descarta cualquier posibilidad de cambio de postura, incluso antes de la reunión, según señaló Leyne, el corresponsal de la BBC.

El anuncio de la existencia de una nueva planta de enriquecimiento de uranio, seguido de pruebas con misiles de largo alcance, fue interpretada como una provocación.

Sin embargo, el presidente Ahmadinejad sigue defendiendo que su programa nuclear sólo busca fines pacíficos.

Las armas aéreas -lanzadas dos días antes de la cita- tienen un alcance de unos 2.000 kilómetros, lo que significa qie podrían llegar hasta Israel y las bases militares de Estados Unidos en la zona del Golfo, e incluso hasta algunas zonas de Europa y Rusia.

Lea: Israel pide respuesta firme contra Irán

Los analistas ven en la estrategia del gobierno iraní, cuya credibilidad quedó seriamente cuestionada después de las polémicas elecciones de junio y las protestas posteriores, un intento de buscar cohesión interna apelando al sentimiento nacionalista frente a la "amenaza exterior".

Algo que les ha funcionado en el pasado, y que ahora obliga incluso a los líderes de la oposición a manifestarse en contra de las imposiciones de Occidente.

Con todo, Mahmoud Ahmadinejad dijo que su país está dispuesto a mantener unas largas negociaciones en Ginebra si son "constructivas", aunque también llamó a los líderes occidentales a reparar sus "errores" con Irán.

Sanciones

Frente a la negativa expresada por las autoridades iraníes a discutir sobre lo que considera sus derechos nucleares, Estados Unidos insistió en que iba a plantearlo como tema central de la reunión.

Image caption Las pruebas con misiles sumaron tensión pocos días antes de la reunión en Ginebra.

Según el periódico The Washington Post, el gobierno estadounidense estudia diferentes planes para aislar económicamente a Irán del resto del mundo en el caso de que fracasen las negociaciones, algo que algunos observadores dan por sentado.

Una de las acciones que se contemplan es el embargo del suministro de crudo refinado a Irán que, a pesar de ser exportador de petróleo, necesita importar combustible por falta de refinerías.

Pero, en la opinión de algunos analistas, esta medida podría perjudicar sobre todo a la población empobrecida del país y acrecentar el resentimiento ante las potencias extranjeras.

Por otro lado, se cree que los aliados de EE.UU. no aceptarían de buen grado imponer un castigo de ese calibre, a pesar de que el presidente ruso, Dimitri Medvedev, sugirió la semana pasada la necesidad de aplicar más sanciones.

Así se sumaba al reproche unánime que Estados Unidos, Francia y Reino Unido dedicaron a Irán al conocer la existencia de la nueva instalación nuclear.

Javier Solana, jefe de la diplomacia europea que encabezó la delegación de potencias occidentales en Ginebra, previno el martes pasado que "no será fácil" que Irán demuestre con pruebas el carácter pacífico de su programa nuclear, según informa la agencia de noticias AFP.

Las grandes incógnitas de esta reunión clave son la respuesta iraní a las exigencias de la ONU, y hasta dónde está dispuesta a llegar la comunidad internacional en el caso de que fracasen las negociaciones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.