Última actualización: jueves, 1 de octubre de 2009 - 09:58 GMT

"Dios, ayuda a mi hija"

Víctimas terremoto Indonesia

Miles permanecerían atrapados.

Pobladores de Padang, capital de la isla de Sumatra, en Indonesia, describen la desolación tras el poderoso terremoto que sacudió la ciudad este miércoles y la desesperada búsqueda de sobrevivientes entre los escombros. Hablan de lluvia, oscuridad e incertidumbre. También de solidaridad.

clic Lea: Muertos en Indonesia "podrían ser más de mil"

IMELDA

El rostro de mi hija se me aparece ante los ojos y en mi cabeza. No puedo dormir, estoy aquí esperando verla de nuevo. .. Es una buena hija y muy lista. La quiero mucho. Por favor Dios, ayúdala. Espero que los rescatistas... o quien sea... la puedan rescatar. ¡Por favor!

(En diálogo con el canal indonesio TV One).

FAUI BAHAR, ALCALDE DE PADANG

Estamos abrumados por la cantidad de víctimas y la falta de agua, electricidad y telecomunicaciones. Realmente necesitamos ayuda. Pedimos a la gente que venga a Padang para evacuar cuerpos y ayudar a los heridos.

(En diálogo con la radio indonesia el-Shinta).

MEDI ROSANA, HABITANTE DE PADANG

Casi todos los edificios de Padang han sido arrasados. Mucha gente está atrapada bajo los escombros. Fui al hotel Ambacang y aún están tratando de sacar a unas 80 personas del edificio. Hay otras 25 personas atrapadas debajo de una sala de exposición de coches que también fue destruida.

(En diálogo con el servicio indonesio de la BBC).

DAVID LANGE, MÉDICO

La mayor parte de los daños se registraron en el centro de la ciudad, en los edificios de varios pisos y los edificios comerciales. El terremoto fue a eso de las 5 de la tarde, así que mucha gente se encontraba en los edificios en ese momento.

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Uno de los hospitales está totalmente destruido. El personal intenta trabajar en el estacionamiento, en una carpa, entre el barro. He visto cómo intentaban operar una arteria braquial en esas condiciones. La situación en ese hospital era muy mala.

Fui a otro hospital y funcionaba, aunque de manera parcial. Estaban montando una buena carpa sobre el asfalto y disponían de medicamentos. De todas maneras, están luchando.

He visto maquinaria pesada pero no creo que los operarios sean muy competentes para poder rescatar a las personas atrapadas.

Veo expresiones de horror en muchas caras, pero también veo muchas personas ayudándose entre sí y arriesgando su vida para rescatar a otros

David Lange, médico

Veo expresiones de horror en muchas caras, pero también veo muchas personas ayudándose entre sí y arriesgando su vida para rescatar a otros. He visto muchas oportunidades de saqueos pero hasta ahora no he visto ninguno, por lo tanto creo que las personas tienen un gran sentido de la integridad, y es muy admirable.

El alcalde dio el ejemplo y trepó hasta el tercer piso del (hotel) Ambacang en busca de personas para rescatar. Es realmente admirable ver a un funcionario del gobierno arriesgarse de esa manera para dar el ejemplo a su pueblo.

(En diálogo con el servicio mundial de la BBC).

AHMAD, PERIODISTA

Llueve muy fuerte en Padang y la oscuridad es total porque no hay electricidad. Es posible que todo Sumatra Occidental esté sin electricidad, porque la principal planta de energía se rompió. Sin embargo la gente está afuera, en la calle. Están empapados, pero tienen miedo de que haya nuevos temblores. El frente del hospital está dañado, al igual que el centro comercial. Muchos edificios están arrasados.

(En diálogo con el servicio indonesio de la BBC).

DORIAN BELL, BRITÁNICO RESIDENTE EN PADANG

Acabo de llegar a Medan (cerca de Padang) en busca de un teléfono para llamar a mi familia. Estaba desesperado por irme, pues la mayoría de los hoteles están destruidos y no hay dónde estar. Vivo dos semanas al mes en Padang, donde tengo una empresa de servicios para surfistas. El resto del mes vivo en Singapur.

Daños en Padang

Padang es un caos.

Cuando empezó el terremoto me encontraba en mi oficina. El edificio se sacudió muy fuerte y salí corriendo lo más rápido que pude. Habrá durado 20 o 30 segundos. Me asusté mucho. Fui al área de estacionamiento y vi que los coches se sacudían violentamente.

El edificio en sí no se cayó, aunque partes del frente sí, así que tuvimos suerte de poder escapar. Todos los que trabajamos allí logramos salir.

Nos juntamos todos en el estacionamiento e intentamos reponernos del susto. En ese momento me di cuenta de que todas mis pertenencias estaban dentro del edificio: mi pasaporte, archivos, dinero, computadora. Tenía que volver a entrar.

El edificio era un lío. Todo se había caído de los estantes, computadoras, escritorios, todo estaba desparramado por el suelo. No había electricidad ni agua.

Cogí mis pertenencias y me fui corriendo. Cuando fui a mi casa –alquilo un piso en un área residencial- vi que muchas casas de mi calle estaban destruidas. Había edificios de tres pisos derrumbados. Grandes superficies estaban planas: no quedaba nada en pie.

En Padang el 30% de las casas está totalmente destruido, y de las que quedan en pie un 80% está dañado y seguramente habrá que demolerlas.

Aunque mi casa estaba en pie, el edificio se había doblado hacia un lado. No había electricidad y el interior era un caos total. Tomé algunas prendas de vestir y cosas esenciales y regresé a mi coche.

Tienes que vivirlo para saber lo que se siente. (...) No sé cuándo podré volver a casa. Primero debo reponerme del susto. En todo caso, tendré mucha cautela a la hora de volver

Dorian Bell

Quise pasar la noche en un hotel, pero casi todos estaban destruidos. El más grande estaba en pie, pero cerrado. Por suerte, ya que ese mismo hotel se derrumbó hoy con el nuevo temblor.

Me subí al coche, conduje hasta la oficina, estacioné y pasé la noche dentro del coche. En toda Padang había gente haciendo lo mismo que yo. Todo el mundo estaba manejando de un lado a otro, todos estaban fuera. Nadie quería meterse bajo techo.

Mis empleados me dicen que es el peor terremoto que ha habido en Padang. La gente está muy asustada. Tienes que vivirlo para saber lo que se siente. Uno de mis compañeros perdió su casa, pero todos mis conocidos están ilesos.

No sé cuándo podré volver a casa. Primero debo reponerme del susto. En todo caso, tendré mucha cautela a la hora de volver.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.