Ataque suicida a la ONU en Pakistán

Seguridad ante el edificio de la ONU en Islamabad
Image caption La bomba explotó en la oficina de la ONU, que se encontraba fuertemente custodiada.

Un atacante suicida hizo estallar la bomba que mató a cuatro personas -además del autor del atentado- en las oficinas del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (WFP, por sus siglas en inglés) en la capital, Islamabad.

Tres de las víctimas fatales son de nacionalidad paquistaní y la cuarta es iraquí.

Un número no especificado de heridos están siendo atendidos, y dos de ellos se encuentran en estado crítico, según informes de la WFP.

Aunque no está claro quién está detrás del atentado, las sospechas recaen sobre los talibanes paquistaníes que buscan venganza por la muerte de su líder Baitullah Mehsud en agosto pasado, como resultado de un ataque de las fuerzas estadounidenses.

Unas 16 personas murieron la semana pasada a causa de dos ataques suicidas con coches bomba en el noroeste del país.

Algunos analistas consideran que la sucesión de atentados puede indicar un resurgimiento de la violencia talibán en Pakistán, después de una serie de retrocesos.

Vulnerable

Image caption La bomba causó la muerte de cuatro trabajadores del Programa Mundial de Alimentos y muchos heridos.

La televisión local mostró el edificio de la ONU -que estaba fuertemente protegido- lleno de humo y con las ventanas destrozadas.

La bomba, que estalló en el área de recepción, fue activada por un suicida que -vestido con el uniforme de un grupo de seguridad paquistaní- pidió utilizar el baño, según informó el ministro de interior Rehman Malik.

La corresponsal de BBC Orla Guerin, que se encuentra frente al recinto de la ONU, informa que los investigadores se encuentran en el tejado del edificio, que está rodeado por agentes de la lucha anti-terrorista fuertemente armados.

Según Guerin, el ataque recuerda a Pakistán que la capital aún es vulnerable, a pesar del creciente refuerzo de la seguridad en todo Islamabad.

"Terrible tragedia"

Sajjad Anwar, un empleado del WFP, dijo a la televisión local que la explosión tuvo lugar dentro del recinto de la ONU, donde se encontraban trabajando unas 100 personas.

"No sé cómo ha podido ocurrir", declaró Anwar, "tenemos seguridad privada y también protección policial que nos da el gobierno".

Por su parte, Amir Abdullah, subdirector del WFP, dijo que el ataque es "una terrible tragedia para la ONU y para toda la comunidad que ofrece ayuda humanitaria en Pakistán".

La agencia humanitaria más importante del sistema de Naciones Unidas ofrece ayuda alimentaria a millones de personas en Pakistán.

El secretario general de la ONU Ban Ki-Moon condenó desde Ginebra el atentado y afirmó que la organización continuará con su tarea de asistencia humanitaria al pueblo paquistaní.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.