Filipinas: Lluvias dejan decenas muertos

Más de 90 personas murieron por las inundaciones y deslaves producidos por las intensas lluvias en el norte de las Filipinas, cuando el país aún está lidiando con las consecuencias devastadoras de los tifones Ketsana y Parma.

Image caption Sólo en la ciudad de Baguio hubo al menos 17 muertos.

Según funcionarios locales, hubo al menos 69 víctimas fatales en la provincia de Benguet.

Otras 17 personas murieron en la ciudad de Baguio y al menos cuatro en la provincia de Mountain.

"Las lluvias en esta área no tienen precedentes", dijo el director del Consejo de Coordinación de Desastres Nacionales, Néstor Fongwan.

El Consejo indicó que hay miles de personas varadas en los techos de las casas y en sitios elevados.

Provincia bajo el agua

La provincia de Pangasinan es una de las más afectadas, con alrededor de 30 poblados inundados.

Informes señalan que algunas de las recientes inundaciones fueron causadas por el agua que de desbordó de los embalses por causa del tifón Parma.

El gobernador de Pangasinan, Amado Espino, dijo que "el embalse está tan lleno que es como si no estuviera allí".

"El agua pasa de largo desde las montañas hacia Panganisan", señaló.

Espino agregó que las corrientes de agua y las continuas lluvias están dificultando las tareas de rescate de personas en áreas inundadas.

Las autoridades indicaron que unas 30.000 fueron evacuadas en la provincia, que está inundada en un 60-80% de su territorio.

"Aéreas infranqueables"

Anteriormente, Naciones Unidas (ONU) hizo un llamado a que se hicieran donaciones por US$74 millones para asistir a las víctimas de los tifones.

Según la ONU, unas 500.000 personas han abandonado sus hogares y están en refugios de emergencia.

Gwendolyn Pang, de la Cruz Roja Nacional Filipina, le dijo a la BBC que "la mayoría de las áreas son infranqueables por causa de los deslaves y de las inundaciones, por lo que necesitamos hacer llegar alimentos vía aérea y también realizar rescates por aerotransporte".

Filipinas fue azotada primero por Ketsana, que dejó 300 muertos y cientos de miles varados, causando las peores inundaciones en la capital, Manila, en cuatro décadas.

Ocho días después, Parma agudizó la crisis, llevando más lluvias. Los meteorólogos afirman que esta tormenta todavía amenaza las costas filipinas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.