Última actualización: jueves, 15 de octubre de 2009 - 12:58 GMT

Pakistán: ataques letales y coordinados

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

En varios ataques coordinados, comandos armados dieron muerte a al menos 37 personas en arremetidas contra edificios de las fuerzas de seguridad en la ciudad de Lahore, en el este de Pakistán. Estas acciones se suman a las cometidas en las últimas semanas en el país, lo que ha causado preocupación a nivel internacional.

La Oficina Federal de Investigación (FIA, por sus siglas en inglés, donde se llevan a cabo las operaciones contrainsurgentes) y dos centros de entrenamiento de la policía fueron los objetivos de los atacantes. Al menos 26 muertos se presentaron tanto en los ataques como en los enfrentamientos entre la policía y los militantes radicales.

ESCALADA DE VIOLENCIA

  • 15 Oct.: Ataques a edificios de las fuerzas públicas
  • 10 Oct.: Militantes atacan el cuartel general del ejército en Rawalpindi (al menos 20 muertos)
  • 9 Oct.: Al menos 50 muertos en un presunto ataque suicida en Peshawar
  • 5 Oct.: Atacante suicida ataca las oficinas de la ONU en Islamabad
  • 26 Sep.: Al menos 16 personas murieron en dos ataques suicidas en Peshawar y Bannu

"Hallamos granadas y un chaleco con explosivos cerca de un cadáver. Dos cuerpos se encontraron en la puerta principal. El edificio fue desalojado y los empleados están a salvo", dijo un vocero de la policía paquistaní.

De acuerdo con información oficial, entre 300 y 500 personas estaban trabajando en el edificio de la FIA cuando se produjo el atentado.

En el ataque contra una de las estaciones de policía participaron tres hombres armados, mientras que el otro centro de entrenamiento fue atacado con granadas, dijo la policía.

Desde el inicio de 2009, Lahore, centro de la vida cultural de Pakistán y una de las ciudades más liberales del país, ha sido uno de los escenarios de la violencia asociada con militantes radicales paquistaníes.

Poco antes, en la ciudad de Kohat -noroeste del país- un atacante suicida estrelló un automóvil contra una estación de policía. En el incidente murieron ocho personas, entre civiles y policías.

Preocupante coordinación

Según el periodista de la BBC Adam Mynott, especialista en temas internacionales, estos ataques muestran cuán sofisticados y temerarios se han convertido los grupos insurgentes en Pakistán. También señala que hay un creciente grado de cooperación entre las diferentes organizaciones radicales de ese país.

El fin de semana, militantes islámicos lanzaron un atrevido ataque contra el fuertemente custodiado comando central del ejército en Rawlpindi. Y hace poco más de una semana un atacante suicida dio muerte a cinco integrantes de las Naciones Unidas en la capital, Islamabad.

Estación de policía en Kohat

Parte de la estación de policía de Kohat colapsó tras el ataque.

Mynott agrega que en los próximos días se espera una ofensiva gubernamental en Waziritán del Sur, controlado por el Talibán, organización a la que las autoridades atribuyen la gran mayoría de los recientes ataques.

Sin embargo, en el ataque en Lahore -en la zona conocida como el Punjab- es probable que hayan colaborado grupos basados en la región y que en el pasado incluso recibieron el respaldo del gobierno.

Si esa colaboración cercana existe -concluye Mynott- entonces "la amenaza a la estabilidad de Pakistán es severa".

Semanas de sangre

La violencia en la nación asiática se ha intensificado en las dos últimas semanas con ataques en diferentes puntos del país.

En uno de los atentados más dramáticos, un grupo de sujetos atacó, en marzo, al equipo de cricket de Sri Lanka. Seis personas murieron en el incidente.

En junio, un prominente clérigo que se opone al Talibán murió en una escuela religiosa que fue blanco de un atacante suicida.

El corresponsal de la BBC en Islamabad, Aleem Maqbool, señaló que ninguna organización se ha atribuido la autoría de los ataques. Si embargo, el dedo acusador apunta hacia el Talibán, quien hace dos semanas amenazó con ejecutar una ola de atentados contra las fuerzas de seguridad si no culmina la persecución contra sus miembros.

En las últimas tres semanas, cien personas han muerto por los ataques producidos en el país.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.