En el limbo entre Bagdad y Londres

Aeropuerto de Bagdad (foto de archivo)
Image caption No hay claridad acerca de las razones que tuvo Bagdad para no admitir a los pasajeros.

Un grupo de iraquíes expulsado del Reino Unido luego de que se le negase asilo en ese país, encuentran ahora que también es rechazado en su propio país.

Todo comenzó con la controvertida decisión británica de ordenar la deportación de ciudadanos iraquíes a Bagdad por primera vez desde el comienzo de la guerra de Irak en 2003.

El pasado martes, Londres contrató un avión para enviar de regreso a un primer grupo de 44 personas, a varios de los cuales se les había rechazado su solicitud de asilo político.

Sin embargo, la situación de los fallidos asilados se hizo más compleja a la llegada de su avión a Bagdad. Diez de los deportados fueron admitidos, pero los otros 34 fueron obligados por las autoridades iraquíes a subirse de nuevo a la aeronave, que el jueves por la mañana los devolvió a Londres.

Ahora están nuevamente albergados en un centro de detención de inmigrantes cerca de la capital británica.

El Ministerio británico del Interior dice que está trabajando de cerca con el gobierno en Bagdad para arreglar la situación que dio lugar a este incidente. Pero un vocero se abstuvo de comentar cuál fue exactamente la razón que llevó a que 34 de los iraquíes fueran deportados de su tierra natal.

Controversia

La periodista de la BBC Sarah Rainsford habló con "Ahmed", uno de los iraquíes detenidos en Londres, quien le dijo que las autoridades en Bagdad se negaron a recibirlos una vez supieron que habían sido deportados de Irak.

"Nos preguntaron si habíamos vuelto acá voluntariamente o a la fuerza. Yo dije que a la fuerza. Entonces me dijoron que no me admitirían", señaló "Ahmed".

La decisión del gobierno británico de expulsar a los iraquíes a los que les negó el asilo ha estado rodeada de controversia. Grupos de derechos humanos alegan que la situación en la capital iraquí es todavía muy peligrosa, y que se debería permitir a los iraquíes quedarse en el Reino Unido por razones humanitarias. Apenas esta semana ocho personas murieron durante un ataque a un mercado en Bagdad.

La violencia política y sectaria ha disminuido en Irak comparada con los niveles que se presentaron entre 2005 y 2007, pero la inseguridad sigue siendo un problema serio.

El ministerio británico del Interior dice que no tiene estimaciones del número actual de iraquíes en el Reino Unido cuya solicitud de asilo ha sido rechazada, pero cerca de 1.000 regresaron al norte de Irak el año pasado, incluyendo a los que fueron deportados y a los que partieron voluntariamente.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.