Nueva reunión sobre programa nuclear iraní

El embajador iraní ante el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Ali Asghar Sultaniyeh
Image caption El 1º de octubre pasado Teherán retomó el diálogo sobre su programa nuclear.

Una delegación de Irán se encuentra en Viena, Austria, para negociar con Francia, Estados Unidos y Rusia, bajo el auspicio del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), sobre el suministro de uranio enriquecido para un reactor nuclear iraní.

Según informaron diplomáticos europeos, en una reunión previa celebrada a principios de mes en Ginebra, Suiza, se acordó que Irán envíe su uranio a Francia y Rusia, y lo recupere meses después enriquecido al 20%.

Según la corresponsal de la BBC en Viena, Bethany Bell, el uranio sería utilizado en un reactor con fines científicos, como el tratamiento del cáncer.

Por su parte, el corresponsal de la BBC en Teherán, John Leyne, señaló que de esta manera las naciones occidentales se asegurarían que el material no es utilizado para fabricar armamento nuclear, al tiempo que se reconoce tácitamente el derecho de Irán a enriquecer uranio, sin que sea necesario imponerle nuevas sanciones.

En cualquier caso, según Leyne, todavía está por ver la disposición de Irán a perder el control sobre el uranio que ya ha enriquecido.

El 1º de octubre pasado, Teherán retomó el diálogo sobre su programa nuclear con las grandes potencias. La sospecha de que la república islámica puede estar desarrollando armas nucleares es la principal preocupación de la comunidad internacional.

Irán insiste en su derecho a desarrollar su propio programa nuclear que, asegura, tiene sólo fines pacíficos.

Participe: ¿qué saldrá de la negociación?

Cautela

Image caption El 25 de octubre inspectores del OIEA visitarán una planta en construcción cerca de la ciudad de Qom.

Pese al optimismo inicial, las negociaciones entre Irán y el denominado grupo 5+1 -integrado por EE.UU., Francia, China, Rusia y el Reino Unido más Alemania- continúan en el aire.

Además, según John Leyne, las conversaciones de Viena se pueden ver enturbiadas por el ataque suicida de este domingo contra comandantes de la Guardia Revolucionaria que causó la muerte de más de 30 personas.

Medios iraníes acusaron a EE.UU. y el Reino Unido de estar implicados en el atentado. Pero Washington condenó el ataque y calificó como falsos los informes iraníes sobre su supuesta participación en el mismo.

A principios de mes Irán acordó permitir que el próximo 25 de octubre los inspectores del OIEA visiten una instalación nuclear en construcción cerca de la ciudad de Qom.

Esta central, la segunda destinada al enriquecimiento de uranio después de la de Natanz, era desconocida por la comunidad internacional hasta septiembre pasado, cuando el presidente de EE.UU., Barack Obama, acusó al régimen iraní de traicionar la confianza internacional al construirla de forma clandestina.

Irán negó que actuara en secreto y argumentó que había informado cuatro días antes al OIEA, pese a que el Tratado de No Proliferación no le obliga a hacerlo hasta que falten seis meses para que entre en funcionamiento.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.