Corrupción, la palabra de moda en España

Mariano Rajoy, presidente del PP
Image caption El Partido Popular liderado por Mariano Rajoy es uno de los más afectados por los escándalos de corrupción.

Don Vito, Gürtel, Palau de la Música, Infiniti… Son palabras que están en boca de los españoles y para muchos reflejan el marasmo de corrupción que parece haber engullido el país.

No es para menos. Cada día parece destaparse un nuevo escándalo, especialmente en los ayuntamientos a lo largo y ancho de España.

En los años de bonanza económica, funcionarios municipales aprovecharon para recalificar de forma ilegal terrenos que después vendían a promotores para construir pisos a cambio de jugosas comisiones.

Pero hay casos de todo tipo. En Cataluña por ejemplo, la agencia tributaria descubrió que el presidente del Palau de la Música, Félix Millet, desvió unos US$15 millones de esta institución -símbolo nacionalista de la región- para pagar entre otros la boda de su hija.

Pero el affaire más sonado saltó a la luz pública hace unos meses: una trama de corrupción en el corazón del opositor Partido Popular (PP) que controla la comunidad de Valencia.

Negocios turbios

Los investigadores del llamado caso Gürtel estiman que 17 políticos se embolsaron unos US$8 millones a través de un supuesto conglomerado de negocios.

Éstos corrompían a funcionarios y otros políticos regalándoles desde autos deportivos Jaguar e Infiniti hasta relojes Franck Muller de US$30.000 la pieza.

La red, según la Fiscalía, estaba al parecer controlada por el empresario Francisco Correa quien organizaba importantes eventos para el PP y a quien le gustaba aparecer como “Don Vito” en las anotaciones de dinero negro de las empresas, en referencia al personaje del film “El Padrino”.

Hasta ahora han renunciado siete altos miembros del PP, incluyendo su tesorero Luis Bárcenas, varios alcaldes, un parlamentario europeo y miembros del Parlamento de Madrid también controlado por el partido.

Peligro

Según un sondeo reciente, tres cuartas partes de los españoles creen que este escándalo minará las opciones del PP de ganar las próximas elecciones previstas para 2012, a pesar de que mantiene una ligera ventaja sobre los socialistas, actualmente en el gobierno.

Sin embargo, varios expertos advierten que el verdadero peligro es que los ciudadanos perciban que todas las instituciones y partidos están afectadas por la corrupción, dañando la legitimidad de la democracia.

Una amenaza más que real considerando que el país está inmerso en una grave crisis económica, con índices de desempleo cercanos al 20% y con una economía que se prevé que caiga un 4% este año, sin visos de salir del agujero en 2010.

"En España la corrupción es como un cáncer, algo muy extendido en los países latinoamericanos", afirma a BBC Mundo José Ramón Montero, director del programa de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid.

Montero dice que el temor es que los ciudadanos vean a los políticos como una clase que protege sus propios intereses, lo que a medio y largo plazo minaría la participación social.

Sin embargo, el experto añade que "en España las instituciones funcionan razonablemente bien: la policía sabe investigar, los jueces son capaces de aislarse. Esto no es Sicilia donde las pruebas desaparecen y todo se puede comprar, aquí todavía hay esperanza de que las cosas mejoren, al menos por ahora".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.