Ducha de millones en Francia

El presidente francés, Nicolas Sarkozy
Image caption Sarkozy asumió la presidencia de la UE como una oportunidad para apuntalar su imagen internacional.

Francia gastó un millón de euros al día (unos US$1,5 millones) durante los seis meses en que estuvo al frente de la Unión Europea (UE), lo cual convirtió a la presidencia francesa del bloque comunitario en una de las más caras de la historia.

Según un informe del Tribunal de Cuentas remitido a la Comisión de Finanzas del Senado francés, el gobierno de Nicolas Sarkozy desembolsó 171 millones de euros (unos US$253 millones) en el segundo semestre de 2008, cuando el país ostentó la presidencia rotativa de la UE.

El tribunal destacó que sólo la organización de la cumbre constitutiva de la Unión por el Mediterráneo (UPM) le costó al contribuyente francés 16,6 millones de euros, más de un millón de los cuales se destinaron a una cena de los jefes de Estado y de gobierno.

"La escala de esa cumbre, la naturaleza irregular de sus procedimientos y su repercusión masiva en las finanzas públicas la convirtieron en una especie de evento récord", apuntó el organismo.

Una ducha

Durante su presidencia de la UE, Francia organizó 489 eventos, entre los que se incluyen nueve cumbres, 25 reuniones ministeriales y 328 seminarios y simposios.

Usualmente, la presidencia rotativa del bloque europeo cuesta entre 70 y 80 millones de euros.

Según estimaciones, sólo Alemania ha gastado tanto como Francia, aunque medios de prensa franceses calculan que París ha superado a Berlín en cuanto a extravagancia de los desembolsos.

Image caption La francesa fue una de las presidencias de la UE más caras de la historia.

Según el corresponsal de la BBC en París, Gerardo Lissardy, Sarkozy tomó la presidencia de la UE como una oportunidad para apuntalar su imagen internacional y consolidar su peso político en la región.

Pero ahora la difusión de los gastos de esa gestión lo deja en una posición incómoda ante la opinión pública francesa, añadió Lissardy.

El diputado socialista René Dosière cuestionó, por ejemplo, que con motivo de la cumbre de la UPM se haya destinado el equivalente a US$360.000 a instalar una ducha para que Sarkozy la usara "por cuatro horas".

De acuerdo con medios de prensa franceses, esa ducha ni siquiera llegó a ser utilizada.

"Cuando se informa de tales despilfarros, decimos que el presidente de la República perdió contacto con la realidad", dijo Dosière, experto en gastos de los jefes de Estado.

La polémica por los presupuestos relacionados con la UE, explicó Lissardy, surge cuatro meses después de otra controversia sobre desembolsos presidenciales, como por ejemplo la compra de casi US$400.000 en flores en un año.

Las nuevas críticas a Sarkozy ocurren, además, cuando comienzan a acallarse las acusaciones de nepotismo contra el jefe de Estado por defender a su hijo de 23 años, que intentaba integrar un importante ente público francés.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.