Chirac a juicio inédito en Francia

Jacques Chirac
Image caption Chirac insiste en su inocencia.

Una jueza en Francia decidió someter a juicio al ex presidente Jacques Chirac por cargos de corrupción durante el período en que se desempeñó como alcalde de París, un hecho inédito en la historia del país.

Chirac, de 76 años, es acusado de malversación de fondos públicos y abuso de confianza por la supuesta creación de 21 empleos ficticios en la Alcaldía de París para beneficiar a miembros de su partido político.

La decisión de la jueza Xavière Siméoni se conoce en medio de una serie de distintos escándalos que pueden haber deteriorado la confianza de los franceses en su sistema político.

"Empleos fantasma"

Los cargos contra Chirac y nueve ex colaboradores suyos están relacionados con el denominado caso de "empleos fantasma" en la Alcaldía de París, que él ocupó desde 1977 hasta 1995, año en que fue electo presidente.

Image caption Los cargos se relacionan a la época en que Chirac era alcalde de París.

La justicia busca establecer si Chirac fue responsable de crear esos presuntos cargos ficticios para funciones que nunca existieron y cuyos salarios cobraban allegados e integrantes de su partido político.

Por este mismo caso fue condenado un ex colaborador y ex primer ministro de Chirac, Alain Juppé, en el año 2004.

Durante los 12 años que ejerció la presidencia francesa, Chirac gozó de una inmunidad judicial que caducó tras dejar el cargo en mayo de 2007, cuando fue sucedido por Nicolas Sarkozy.

"Sereno"

Un comunicado emitido este viernes por el despacho de Chirac indicó que el ex jefe de Estado está "sereno" y "decidido" a probar que ninguno de los 21 empleos en cuestión fue ficticio.

El texto destacó también que el ex presidente fue sobreseído del cargo de falsificación de documento público.

La Fiscalía de París había pedido archivar todos los cargos contra Chirac por falta de pruebas, pero la jueza aceptó sólo parcialmente esa recomendación.

Los fiscales deben decidir hora si apelan la decisión de Siméoni de juzgar a Chirac por los supuestos empleos falsos.

Cautela

El sistema político francés reaccionó con cautela ante la noticia de que por primera vez un ex presidente de la República enfrenta un juicio por presunta corrupción.

Image caption La jueza Xavière Siméoni sigue el caso de Chirac.

"Esta noticia me dio pena, porque siempre tuve por Jacques Chirac mucho respeto y afecto", dijo a la radio francesa Jean-François Copé, jefe de la bancada de diputados de la gobernante UMP, el partido de Chirac.

La ex candidata presidencial socialista Ségolène Royal calificó como “asuntos muy antiguos” los cargos contra el ex jefe de Estado. “Incluso si él lo merece, pienso que esto no es bueno para la imagen de Francia”, señaló.

Uno de los comentarios más ácidos surgió del líder ultraderechista francés Jean-Marie Le Pen, a quien Chirac venció en la segunda vuelta de las presidenciales de 2002 con el apoyo de casi todo el sistema político.

"Esto es un iceberg", dijo Le Pen a la agencia francesa de noticias AFP, "y no se ve su bloque enorme, el que siempre está escondido bajo el mar".

Los políticos y la gente

La noticia divulgada este viernes en Francia refuerza las dudas sobre el modo en que Chirac finalizará su carrera política, justo cuando se aprestaba a publicar el primer libro de sus memorias.

Su imagen al dejar la presidencia en 2007 estaba deteriorada, pero en los últimos tiempos registró un repunte y una encuesta reciente lo señaló como el político más popular de Francia.

Image caption El ex primer ministro Dominique de Villepin también ha enfrentado la justicia.

Ahora, los cargos contra Chirac también pueden reforzar la falta de confianza de los franceses en su clase política, en medio de una crisis económica que ha planteado problemas urgentes como el desempleo.

En las últimas semanas Francia presenció diversos escándalos políticos y el desarrollo de un juicio contra el ex primer ministro Dominique de Villepin, acusado por el presidente Nicolas Sarkozy de montar una campaña de calumnias en su contra.

Esta semana, además, fueron condenados un ex ministro francés del Interior, Charles Pasqua, y un hijo del ex presidente Francois Mitterrand por un caso de ventas ilegales de armas a Angola.

Tras escuchar su sentencia a un año de cárcel, Pascua denunció que otros funcionarios de gobierno sabían del negocio de las armas, incluidos los ex presidentes Mitterrand y Chirac.

Nonna Mayer, directora del centro francés de investigación política CEVIPOF, recordó a BBC Mundo que las acusaciones contra Chirac datan de los años ’90, "cuando cayó la confianza" en los políticos.

"Hay una gran proporción de franceses que cree que la mayoría de la clase política es corrupta", comentó Mayer. "Esto (el juicio a Chirac) es un agregado a la imagen general, pero esa imagen ya es bastante mala".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.