Atentado en Pakistán deja siete muertos

Control de seguridad en Pakistán
Image caption Tras los atentados de esta última semana, se reforzaron los controles de seguridad en el noroeste del país.

Al menos siete paramilitares paquistaníes murieron este sábado en el noroeste del país por la explosión de una bomba al costado de un camino.

Otras 11 personas resultaron heridas por esa detonación que afectó a una patrulla de rutina en la región tribal de Khyber, dijo un portavoz de los Cuerpos Fronterizos.

En septiembre, el ejército lanzó una operación en esa zona luego de que el Talibán intentara expandir sus actividades a la vecina Peshawar, capital de provincia de la Frontera Noroeste.

Los suministros que son transportados por la región para las fuerzas occidentales que operan en Afganistán vienen siendo blanco de asaltos de los militantes islamitas.

En el sureste de Khyber, en tanto, aviones de guerra paquistaníes bombardearon objetivos del Talibán, causando la muerte de una docena de insurgentes, informaron fuentes gubernamentales.

Combate al Talibán

El ataque se produjo semanas después de que el ejército de Pakistán iniciara una ofensiva en Waziristán del Sur, luego de una serie de atentados que dejaron más de un centenar de muertos.

Estas operaciones se mantienen y fueron particularmente notorias durante la reciente visita realizada por la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton.

Durante su permanencia en suelo pakistaní, la jefa de la diplomacia estadounidense escuchó varios cuestionamientos a la política de su país para la región.

En ese momento, Clinton insistió en que al-Qaeda está buscando refugio en Pakistán.

"Queremos que todos, incluso los ciudadanos se den cuenta de la conexión entre al-Qaeda y estos extremistas talibanes que amenazan Pakistán. Son parte de un sindicato del terror", expresó en diálogo con la BBC.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.