"No habra acuerdo climático" sin EE.UU.

Yvo de Boer
Image caption De Boer aseguró que es necesario el compromiso de EE.UU.

Estados Unidos debería establecer un objetivo de recortes de emisiones para el año 2020 para ayudar a que se alcance un acuerdo en la cumbre sobre el cambio climático de Copenhague, según dijo este lunes Yvo de Boer, secretario de la Convención de Naciones Unidas para el Cambio Climático.

"Necesitamos un objetivo claro de EE.UU. en Copenhague", aseguró De Boer en rueda de prensa en Barcelona, España, donde se inició la última reunión preparatoria de la cumbre que tendrá lugar en la capital danesa entre en 7 y el 18 de diciembre, y cuyo objetivo es concluir un nuevo acuerdo mundial de lucha contra el cambio climático que sustituya al Protocolo de Kioto, que expira en 2012.

"No creo que la comunidad internacional acepte un acuerdo que carezca de claridad respecto a lo que EE.UU. hará para reducir sus emisiones. Creo que ese es una parte esencial del rompecabezas", señaló el representante de la ONU.

Lea: Clima: último round antes de Copenhague

En estos momentos las discusiones de cara a la cita de Copenhague están centradas en determinar cómo compartir los recortes de emisiones entre los países ricos y pobres, y de donde provendrá la ayuda financiera que necesitarán los países en desarrollo para hacer frente a los efectos del cambio climático.

Varias fueron las voces que desde Barcelona instaron al gobierno del presidente Barack Obama a ofrecer un mayor compromiso antes de la cumbre que se celebrará la capital danesa.

Participe: Copenhague:¿servirá de algo?

Bloqueo africano

El asesor de políticas de cambio climático de Oxfam Internacional, Antonio Hill, aseguró que varios países de la Unión Africana -como Egipto, Benin o Argelia- apoyan el bloqueo de las negociaciones preparatorias hasta que EE.UU., Canadá y Australia fijen mayores reducciones en sus emisiones de gases contaminantes.

Mientras, la ministra danesa para el Clima y la Energía, Connie Hedegaard, afirmó que le resulta "muy difícil de imaginar" que Obama vaya a recoger el Premio Nobel de la Paz el 10 de diciembre "en Oslo, sólo a unos cientos de kilómetros de Copenhague y, al mismo tiempo, envíe una delegación a Copenhague con las manos vacías".

Según explica desde Barcelona el especialista en ciencia de la BBC, Matt McGrath, los integrantes de la delegación estadounidense aseguraron que su experiencia con el Protocolo de Kyoto les ha hecho cautelosos a la hora de firmar un acuerdo internacional antes de que sea aprobado por el Congreso de su país.

El ex presidente Bill Clinton firmó el Protocolo de Kyoto en 1997, aunque no consiguió que el Senado de su país lo ratificara.

En estos momentos la Cámara Alta estadounidense está debatiendo una ley que recortaría las emisiones del país para el 2020 en alrededor de un 7% por debajo de los niveles de 1990. En cualquier caso, no está claro que la legislación pueda ser aprobada antes de la cita de la capital danesa.

Image caption Greenpeace desplegó pancartas en las grúas del conocido templo de la Sagrada Familia de Barcelona.

Según Jonathan Pershing, jefe de la delegación estadounidense en Barcelona, "la noción de que EE.UU. no está haciendo un esfuerzo suficiente no es correcta".

Pershing aseguró que muchas de las acciones emprendidas por EE.UU. en la lucha contra el cambio climático son comparables a las adoptadas por la Unión Europea y otras naciones desarrolladas.

Este lunes, en el exterior del recinto barcelonés en que se reúnen unos 4.000 delegados de 180 países, organizaciones medioambientales levaron a cabo diversas protestas para mostrar su escontento por la falta de un acuerdo de cara a la cumbre de Copenhague.

Mientras, en las grúas del conocido templo de la Sagrada Familia, Greenpeace desplegó unas pancartas en las que se podía leer "Salvad el clima" y "Líderes del mundo hagan un llamado por el clima".

El encuentro de Barcelona se prolongará hasta el próximo viernes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.