Más policías al servicio de la "migra"

Policía estadounidense (foto de archivo)
Image caption El acuerdo permite mayor colaboración entre la policía local y las autoridades migratorias.

Pese a la oposición de organizaciones de defensa de los derechos de los inmigrantes, San Bernardino, un condado al este de Los Ángeles, se sumó este martes a la lista de localidades en Estados Unidos que participan en la expansión de un programa que permite a policías locales detener a indocumentados.

El plan incluye además que los agentes policiales locales revisen el estatus migratorio de los detenidos en las cárceles del país.

La junta del consejo de supervisores de San Bernardino votó a favor de la firma de un nuevo acuerdo 287(g) con la división de Aduanas e Inmigración (ICE por sus siglas en inglés), un programa que ha sido calificado de "racista" por grupos de defensa de los derechos humanos.

Mientras, el condado de Los Ángeles continúa debatiendo si firma un nuevo acuerdo, mucho más amplio que el establecido con ICE en 2005 que se limita a la revisión del estatus migratorio a prisioneros ya convictos de un crimen.

Miembros de la Coalición por la Justicia de los Inmigrantes del interior de California, líderes religiosos, activistas, y familias de San Bernardino habían pedido al condado que incluyera en el acuerdo una serie de normas que impidan las violaciones a los derechos civiles consecuencia del acuerdo anterior.

Con el voto de este jueves, la comunidad californiana se suma a 67 agencias policiales locales que firman un nuevo acuerdo con el ICE.

Pared divisoria

"Lo que resalta ahora es cómo nos hemos alejado de la situación que existía hace 10 años, cuando había una pared que separaba las funciones de los agentes federales de las de los policías", declaró a BBC Mundo, Chris Newman, director legal de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON por sus siglas en inglés), una de las organizaciones que se han movilizado en contra del programa.

Newman criticó que las autoridades migratorias estén intentando aprovecharse de los recursos que poseen las agencias de policías locales para implementar las leyes de inmigración.

El experto legal dijo que se opone a la implementación del programa 287(g) porque "el gobierno federal es quien debe estar a cargo de la inmigración, el plan permite el uso de perfiles racistas contra los latinos y disminuye la relación entre la policía y la comunidad".

Acuerdo en Los Ángeles

Mientras, en Los Ángeles, organizaciones como la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), el Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN), la NDLON, pidieron al condado que revele los detalles del acuerdo que está a punto de firmar con el ICE.

El Departamento de Seguridad Interior (DHS, por sus siglas en inglés) asegura que el programa 287(g) ayuda a garantizar la seguridad pública, pero Jorge-Mario Cabrera, director de comunicaciones de Chirla, opinó que el plan en realidad "perpetua la desconfianza que ya está vigente entre la comunidad inmigrante hacia los oficiales".

El portavoz de la oficina del alguacil de Los Ángeles, Steve Whitmore, informó a BBC Mundo que todavía esa entidad discute con ICE los detalles de un posible nuevo acuerdo.

"Estamos discutiendo sobre los parámetros que ellos quieren que nosotros hagamos y lo que nosotros no estamos en disposición de hacer", agregó Whitmore.

Aunque mediante el acuerdo con ICE, la policía de Los Ángeles solo investiga el estatus migratorio de los prisioneros, la agencia federal quiere incluir que los agentes policiales detengan en las calles del condado a las personas que no poseen los debidos documentos de inmigración.

Contenido relacionado