Lo que aprendieron rusos... y británicos

Monumento a los soldados rusos caídos en Afganistán
Image caption Afganistán le costó caro a la entonces Unión Soviética.

Svetlana Savranskaya, directora de Programas Rusos en los Archivos de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington, Estados Unidos, es una especialista en Afganistán que ha estado estudiando los documentos de la ex Unión Soviética sobre la estrategia que ésta siguió durante la guerra en la década de los años 80, así como la incursión británica del siglo XIX.

Savranskaya habló con la BBC sobre las lecciones que se pueden aprender de las pasadas intervenciones extranjeras en territorio afgano, especialmente cómo se podría llevar a cabo una retirada exitosa para no tener más necesidad de involucrarse militarmente.

¿Qué es lo que nos enseña la historia sobre cómo puede un país salir de Afganistán?

Si la historia nos enseña algo es lo difícil que es dejar de involucrarse. De hecho, hay muchas más imágenes y relatos interesantes si le echamos una mirada a la guerra británica en Afganistán y en especial el asunto de la retirada.

Lo que es muy inquietante, creo, es que los británicos tampoco perdieron la guerra, simplemente decidieron retirarse eventualmente, pues el control de las ciudades y de los pueblos no significaba el control del país. Sus bajas eran severas y se dieron cuenta de que no podía haber una victoria militar.

Y éste es el mismo tema que los soviéticos debatieron a fines de los años 80 y los estadounidenses están abordando ahora.

Muy impactante el paralelo que existe con lo que sucede ahora. Que el control de las ciudades y de las poblaciones no significa el control del país...

Absolutamente. Además, contar con armamento superior -que los británicos también tenían en su guerra, así como los soviéticos y ahora los estadounidenses- no implica que se pueda ganar militarmente. Ese armamento superior puede convertirse en una carga, una desventaja en el terreno montañoso.

¿Qué lecciones directas se pueden aprender? ¿Hay realmente paralelos entre lo que Estados Unidos y las potencias de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) están tratando de lograr actualmente, y lo que hicieron los rusos hace décadas y los británicos y las potencias de la época en el siglo XIX?

Yo soy una historiadora y, al revisar los documentos soviéticos -las discusiones sobre la retirada e inclusive sobre el envío de tropas-, me asombro de las similitudes. La historia no se repite, pero definitivamente hay una consonancia con esta situación.

Primero que todo, hay paralelos y lecciones claras entre la campaña soviética y la guerra estadounidense en cuanto a la incursión inicial. Al parecer, ambos gobiernos tuvieron la tendencia a proyectar su filosofía, su manera de ver el mundo sobre la sociedad afgana.

Los soviéticos, por ejemplo, pensaban que el Islam era tan sólo un instrumento para ventilar los sentimientos y las necesidades que tenía la sociedad afgana y, si los servicios sociales, culturales, médicos y educativos los podrían suplir, el factor islámico no sería tan importante y podrían, entonces, construir el socialismo. Pensaron que el socialismo podría servir mejor a la sociedad, especialmente a las mujeres.

Y eso mismo es lo que prácticamente se escucha del lado estadounidense: la preocupación por los derechos de la mujer, la educación.

Lo que pudimos ver con frecuencia durante la guerra soviética, lamentablemente, es que el régimen apoyado por Moscú construía escuelas y forzaba a las niñas de las aldeas asistir a clases y luego los rebeldes mataban a esas pequeñas. Así que las tropas se enviaron sin un claro concepto de las tradiciones de la sociedad, de cómo realmente funcionaba esa sociedad.

Hay otros paralelos que pude detectar. Cuando Mijáil Gorbachov llegó al poder y proclamó que el fin de la guerra en Afganistán sería su principal prioridad, inicialmente sus comandantes le recomendaron un aumento de tropas y armamento en el país y una intensificación de la guerra.

Eso no funcionó y muy pronto, en 1987, llegaron a la conclusión que no podría haber una victoria militar y que tendrían que trabajar para una reconciliación nacional vinculando a los rebeldes de la misma manera que se intenta ahora vincular al Talibán con un proceso similar.

Así que los soviéticos intentaron eso. Sin embargo, sus contactos con la oposición afgana no tuvieron éxito porque ésta simplemente no se sentía capaz de cooperar con un gobierno malo impuesto por los soviéticos, ni siquiera con el gobierno de Mohammad Najibullah (quien lo reemplazó).

Entonces, ¿cuál es la lección? Cuando se trata de Afganistán, ¿la incursión extranjera siempre va frenarse de golpe y salir corriendo?

Creo que la lección es un tanto diferente. Entre más leo los documentos soviéticos más pienso en ella. Tiene que ver con la voluntad de la comunidad internacional de intervenir.

Lo que sucedió en las postrimerías de la década de los años 80 es que, aunque se habían firmado los Acuerdos de Ginebra, Estados Unidos continuaba apoyando a los rebeldes y no había consenso sobre lo que debería hacerse en Afganistán. No había compromisos reales por parte de la comunidad internacional con respecto a la idea de construir una nación. Así que, cuando los soviéticos se desligaron y retiraron completamente, Afganistán perdió relevancia para la comunidad internacional.

No obstante, yo insistiría en que si en ese momento hubiera habido una significativa y constante participación de la comunidad internacional, el proceso de reconciliación nacional hubiera tenido posibilidades de éxito.

Ésa es la lección principal. Y es una lección positiva. No se trata de hacer una retirada militar absoluta, se trata de involucrarse, ya que no se puede ganar esto militarmente.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.