Egipto se aleja de Palestina

Egipto parece haber dado marcha atrás este miércoles en su habitual apoyo a Palestina.

Image caption Abbas exige que Israel detenga la construcción de asentamientos.

El Cairo ya no respalda las demandas del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, de que Israel abandone la construcción de asentamientos en Cisjordania como primera condición para el inicio de conversaciones de paz.

Luego de encontrarse con la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, de visita en El Cairo, el ministro de Exteriores egipcio, Ahmed Abu Al Gheit, dijo que el gobierno palestino debería centrarse en las conversaciones y no perder el tiempo en poner condiciones.

Según el analista de asuntos árabes de la BBC Magdi Abdelhadi, el giro en “U” de Egipto deja en una situación difícil al presidente palestino.

Paradoja

Al igual que otros líderes árabes, Abbas insiste desde hace tiempo en que no se sentará a dialogar con Israel a menos que éste detenga la construcción de asentamientos en los territorios ocupados palestinos.

Image caption Los asentamientos impiden el diálogo.

Paradójicamente, dice Abdelhadi, los ganadores de esta contienda podrían terminar siendo Hamas y sus seguidores, fuerzas enemigas de Washington.

El analista de la BBC señala que el que sale beneficiado con estas declaraciones es el grupo radical palestino Hamas, principal rival de Abbas. Hamas ganaría popularidad y credibilidad si Abbas accediera a dialogar y abandonara su exigencia respecto a los asentamientos.

Según Abdelhadi, la Casa Blanca pudo haber decidido que era más fácil presionar a los árabes que convencer al Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, de acceder a los pedidos palestinos.

Mal día

Este miércoles no fue un buen día para el presidente palestino, Mahmoud Abbas. Además del distanciamiento egipcio, el negociador palestino, Saeb Erekat, afirmó que los palestinos deberán abandonar sus aspiraciones de conformar un estado independiente si Israel sigue construyendo sus asentamientos.

Image caption Clinton se reunió con Al Gheit en El Cairo.

Erekat dijo que es hora de que Abbas “diga la verdad” y admita que si no se congela la construcción, la solución de dos estados “ya no es una posibilidad.”

La opción que les queda a los palestinos, agregó, es "volver a dirigir su atención hacia la solución de un solo estado, en el que musulmanes, cristianos y judíos puedan vivir sobre bases de igualdad. Para nosotros esto es muy serio... Es el momento de la verdad", dijo.

El negociador dijo esto luego de que Hillary Clinton elogiara a Israel y dijera que el estado judío ha hecho concesiones “sin precedentes” respecto a los asentamientos al limitar a 3.000 el número de nuevos edificios.

Pero por otro lado, Clinton no quiso poner a nadie en su contra y también reiteró su reclamo de que Israel deje de erigir casas en los territorios ocupados.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.