¿Un renovado eje franco-alemán?

Los líderes de Francia y Alemania conmemoraron este miércoles, por primera vez juntos, el fin de la Primera Guerra Mundial, un acto con el que París pretende relanzar sus vínculos con Berlín como "motor" de Europa.

Image caption Merkel se muestra menos entusiasta que Sarkozy.

Al pie del Arco del Triunfo, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller federal alemana, Angela Merkel, reavivaron la llama sobre la tumba del soldado desconocido y observaron un minuto de silencio, 91 años después del armisticio que acabó con el conflicto bélico en 1918.

"Compartimos los mismos valores, la misma ambición para Europa, la misma moneda", dijo Sarkozy ante Merkel. "Por lo tanto, es natural que se organice una asociación cada vez más estrecha de nuestras políticas", agregó.

Merkel, por su parte, habló de la necesidad de estrechar la cooperación "especial" entre ambos países y mencionó desafíos como la crisis económica, la protección del medio ambiente y la lucha contra la pobreza.

"Tenemos que defender nuestros valores de democracia y derechos humanos, y seguir trabajando por la solidaridad europea y la asociación con América", afirmó.

Sin embargo, la idea de París de transformar el eje franco-alemán en el centro de gravedad política de Europa ha sido recibida con cautela por Berlín, que -según los analistas- tiene diversas prioridades en su política exterior.

La apuesta francesa

El encuentro entre Merkel y Sarkozy ocurre apenas dos días después de que el presidente francés viajara a Alemania para celebrar el 20º aniversario de la caída del Muro de Berlín.

Luego de un comienzo problemático, la relación entre ambos líderes ha mejorado en medio de la crisis financiera global, que por ejemplo los unió para reclamar al G-20, con éxito, una reducción de los bonos que cobran los banqueros.

Ahora Sarkozy cree que su vínculo con Merkel es clave para lograr que su opinión se escuche en el escenario mundial, explicó Bruno Le Maire, ex ministro francés para Asuntos Europeos.

"Sarkozy comprendió que no obtendría los resultados en las cumbres internacionales si sus propuestas eran solamente las de Francia. Esto cambia cuando resultan de una iniciativa franco-alemana", explicó Le Maire este miércoles en el diario francés Le Figaro.

La posibilidad de que los conservadores británicos alcancen el poder con una visión más escéptica de la unidad europea parece haber reforzado la apuesta del mandatario francés por Merkel.

Las ideas que maneja París para mejorar los vínculos con Alemania incluyen la creación de un nuevo ministerio binacional de gobierno y una mayor cooperación en políticas económicas y energéticas.

"Dudas"

Sin embargo, hasta ahora Merkel se ha mostrado menos entusiasta que Sarkozy sobre la importancia de las relaciones bilaterales.

Merkel evitó hablar de su vínculo con Francia durante su primer discurso ante el Parlamento alemán luego de obtener un segundo mandato como canciller federal. En cambio, sí destacó la importancia del diálogo con Rusia.

"En Francia hablan mucho de la conveniencia de la dupla franco-alemana, pero yo tengo dudas sobre el fondo del asunto", indicó Jean Thomas Lesueur, responsable en Francia del instituto de análisis Thomas More.

Lesueur dijo a BBC Mundo que tras la ampliación de la Unión Europea a 27 Estados miembros, "el centro de gravitación (continental) se trasladó al Este (…) y Alemania mira mucho hacia allí", sobre todo a Polonia y Rusia.

Pragmatismo

La trascendencia que Berlín asigna a Moscú en el campo energético quedó en evidencia cuando el consorcio tecnológico alemán Siemens inició conversaciones con la firma rusa Risatom para crear una asociación nuclear.

Este mismo año, Siemens se retiró de un joint-venture nuclear que tenía con la francesa Areva.

Además, en Alemania existe preocupación por el creciente déficit público francés, que podría llegar a 8,5% del Producto Interno Bruto (PIB) el año próximo. Por una enmienda constitucional, el gobierno de Berlín está obligado a reducir su propio déficit.

Al igual que otros analistas, Lesueur cree que la relación franco-alemana avanzará con pragmatismo, "en función de los temas y la actualidad", más allá de la pompa con que París proclama un nuevo eje continental.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.