¿Carteles mexicanos en Europa?

El monopolio de la ruta de la cocaína hacia Europa, que por años ha estado en manos de capos colombianos y venezolanos, se encuentra amenazado por la expansión de los carteles mexicanos.

Image caption Rob Wainwright, director de Europol.

De acuerdo con el director de la Policía Europea (Europol), Rob Wainwright, las organizaciones delictivas de México ya están presentes en el continente y estarían interesadas en desplazar a las bandas sudamericanas en el millonario negocio del tráfico de la cocaína hacia la Unión Europea (UE).

"Hasta la fecha, los grupos colombianos y venezolanos han sido los más activos en el tráfico de cocaína hacia Europa, pero es muy probable que la actividad de los grupos mexicanos aumente", dijo Wainwright a BBC Mundo.

"Vemos que los carteles mexicanos están aumentando su control de las rutas de tráfico de cocaína en Sudamérica y Estados Unidos, por lo que estamos alerta ante la posibilidad de que también vean a Europa como un mercado lucrativo".

El encargado de combatir la delincuencia en el interior de la UE también está preocupado de que los grupos mexicanos exporten sus brutales técnicas de intimidación.

"Si esas prácticas se hacen evidentes en Europa, se convertirá en un gran problema", alertó.

Sin avance

La expansión de los carteles mexicanos en el exterior demuestra que la lucha contra la droga en México no está teniendo resultados, asegura Carel Edwards, jefe de la Unidad Antidrogas de la Comisión Europea.

Image caption En Europa se consume cada vez más cocaína.

"Todo mundo lo sabe, la situación (en México) está empeorando y las agencias del orden público en Europa tienen cada vez más problemas con traficantes de drogas mexicanos, particularmente en el negocio de la cocaína".

Para Edwards, está claro que los carteles son cada vez más fuertes y que México no superará la crisis de inseguridad si no ataca las raíces del problema, como el desempleo, la desigualdad y la corrupción.

"Si enfrentas este fenómeno sólo como un problema criminal, no vas a llegar muy lejos", aseguró el representante del Ejecutivo comunitario.

Sucursal del sur

Europol y los países de la región andina están conscientes de que, para dominar la ruta de la cocaína hacia Europa, se requiere también controlar la fuente de suministro.

De ahí que durante su última visita a Bruselas el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, José Antonio García Belaunde, manifestara su preocupación por la eventual apertura de una "sucursal permanente" de los narcos mexicanos en Lima.

"El motivo para establecerse en Perú sería controlar una fuente de aprovisionamiento", dijo Belaunde en una entrevista.

"Hubo presencia de una banda de narcotraficantes de Tijuana, que terminaron encarcelados en 2005, aunque no me sorprendería que aparecieran nuevos emisarios".

En 2008, Perú concentró el 36% de la producción mundial de hoja de coca, según el último informe del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT).

Responsabilidad colectiva

Image caption Para Götz, la culpa no es de Europa.

La Comisaria Europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero Waldner, afirmó que es injusto adjudicarle a México toda la culpa del problema de la droga cuando hay una creciente demanda en Estados Unidos y la Unión Europea.

Según los cálculos más conservadores del OEDT, alrededor de cuatro millones de europeos han consumido cocaína en el último año y 1,5 millones en el último mes.

Pero el problema es particularmente angustiante en Dinamarca, España, Italia, Irlanda y Reino Unido, donde hay un índice de consumo de cocaína entre los adultos jóvenes de entre 3,1% y 5.5%.

El titular del OEDT, Wolfgang Götz, negó que a Europa se la pueda responsabilizar por el problema en México cuando la oferta es un incentivo para los traficantes.

"La solución a la situación de México es de competencia exclusiva de las autoridades locales, no europeas", sostuvo Götz.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.