Última actualización: viernes, 13 de noviembre de 2009 - 17:34 GMT

“Pena máxima” por atentados del 11-S

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, anunció que solicitará que se aplique “la pena máxima” a los cinco presuntos responsables del atentado del 11 de septiembre del 2001 que serán serán sometidos a juicio en Nueva York.

A mediodía del viernes Holder oficializó la información de que Khalid Sheik Mohammed, Walled bin Attash, Ramzi Binalshibh, Mustafa Ahmad al-Hawsawi y Alí Abd al-Aziz Alí, serán llevados a Nueva York para ser procesados por un tribunal federal.

clic Claves del cierre de Guantánamo

Khalid Sheik Mohammed antes y después de su captura.

Khalid Sheik Mohammed (en la foto antes y después de su captura) es considerado el cerebro de los atentados.

“Después de ocho años de tardanza esos presuntos responsables de los atentados del 11 de septiembre finalmente se enfrentarán a la justicia”, dijo Holder en una breve presentación desde el Departamento de Justicia en Washington.

“Buscaremos aplicar la pena máxima disponible. Estos fueron crímenes extraordinarios y por eso buscaremos penas máximas. Las reglas federales nos permiten solicitar la pena de muerte”, informó Holder.

Los “cerebros”

Los cinco están acusados planificar los atentados en el Centro Mundial de Comercio de Nueva York que causó la muerte de 2.973 personas y han estado detenidos en la prisión militar estadounidense de Guantánamo desde hace 7 años.

Khalid Sheik Mohammed es considerado el “cerebro” de la operación y el principal contacto con Osama Bin Laden, líder de al-qaeda, mientras que los demás son acusados de haber ayudado en la selección y preparación de los atacantes suicidas, el financiamiento y la logística de la operación en EE.UU., Afganistán y Pakistán.

Confío en la capacidad de nuestras cortes de dar a estos acusados un juicio justo, como ha hecho por más de 200 años

Eric Holder, fiscal general de EE.UU.

Holder destacó que serán juzgados “a pocas cuadras” de donde estuvieron las Torres Gemelas, ya que “normalmente en la justicia criminal estadounidense los crímenes se procesan en donde fueron cometidos”.

“Confío en la capacidad de nuestras cortes de dar a estos acusados un juicio justo, como ha hecho por más de 200 años”, afirmó Holder.

La transferencia de los detenidos no se espera que suceda hasta dentro de varias semanas ya que deben prepararse aún los cargos legales contra los acusados y porque la ley exige a la Casa Blanca notificar con 45 días de anticipación la transferencia de cualquier recluso de Guantánamo a territorio estadounidense.

Caso difícil

En los interrogatorios que se le hicieron en Guantánamo, Mohammed admitió su responsabilidad, haber seleccionado y entrenado el equipo que lo perpetró y hasta ser el creador de la idea, la que le habría presentado a Osama Bin Laden en 1996.

Pero ahora que el caso pasa a la justicia civil podrían encontrarse que mucha de la evidencia recolectada por los tribunales militares sea inadmisible por haber sido obtenido mediante las llamadas “técnicas mejoradas de interrogatorios” que hasta la llegada al poder de Obama el gobierno no reconocía como tortura.

Según los registros de los interrogatorios en Guantánamo, Mohammed fue sometido a los llamados ahogamientos ficticios unas 183 veces, antes de que la práctica fuera prohibida en 2003.

Por eso la decisión de transferir a este grupo a Nueva York es también vista como una riesgosa apuesta que hace la Casa Blanca para manejar los casos de extremismo, porque si la corte decidiera dejar fuera mucha de la evidencia contra los acusados, podría ser difícil para la fiscalía presentar el caso.

Pero el fiscal general, Eric Holder, aseguró que “no habría autorizado el inicio de estos juicios si no tuviera la absoluta confianza que el resultado será exitoso” y dijo basar su optimismo en información no publicada que él ha podido revisar personalmente.

A muchos congresistas la sola idea de traer detenidos Guantánamo a cortes estadounidenses resulta peligrosa, pero la Casa Blanca recuerda que estarán recluidos en prisiones de alta seguridad de las que nunca nadie ha logrado escapar.

Renuncia en Guantánamo

La decisión de trasladar a los cinco sospechosos es presentada por el gobierno como demostración de su compromiso de cerrar las instalaciones penales de Guantánamo, aunque reconoce la dificultad de que eso suceda antes del 22 de enero del 2010, como ordenó el presidente Barack Obama apenas asumir el cargo.

El mismo fiscal general, Eric Holder, reconoció que “no será posible” por los problemas encontrados en el camino, aunque no precisó cuáles.

Un posible efecto de esas dificultades podría ser la renuncia del Consejero de la Casa Blanca, Grez Craig, quien había sido encargado a principios de año por Obama para supervisar el desmantelamiento de la prisión militar.

Sin embargo, tanto el presidente Obama, en un comunicado emitido desde Japón, donde se encuentra de visita oficial, como Holder, alabaron el trabajo desempeñado por Graig, a quien los dos consideran su “amigo personal”.

Aunque durante 2009 el gobierno ha trasferido varias una decenas de detenidos, en Guantánamo quedan aún 220 personas. Se estima que más de la mitad son casos complicados pues no son aceptados por sus países de origen ni por terceros.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.