China-EE.UU.: una guerra "tibia"

Barack Obama (izq.) y Hu Jintao
Image caption Algunos analistas creen que se aproxima una confrontación chino-estadounidense al estilo de la que Washington mantuvo con Moscú durante la Guerra Fría.

"En un mundo interconectado el poder no necesita ser un juego de suma cero y las naciones no necesitan temer el éxito de unas y otras", dijo el sábado el presidente Barack Obama en Japón, poco antes de empezar la parte china de la gira que lo lleva por Asia.

Sin nombrarlo, el presidente Obama se refería al desafío comercial que representa China, aunque en algunos círculos el temor radica en el crecimiento militar de China, un país que creen intenta suplantar la hegemonía estadounidense en el Pacífico.

Tiene lógica si se considera que China no está jugando en la liga política que le correspondería dada la importancia de su economía y la cada vez mayor presencia de sus empresas en el mundo, como en África o América Latina.

Además, China es el rival natural para aquellos cultores de la dinámica polarizada de los tiempos de la Guerra Fría, quienes se quedaron sin antagonista cuando la Unión Soviética desapareció del mapa. China sería el próximo contendor.

Lea: Obama y Hu Jintao, cara a cara en Pekín

Potencia en crecimiento

Image caption Podrían pasar décadas antes de que el ejército de China represente una amenaza para el de EE.UU.

Algunos dicen que se viene una confrontación bipolar chino-estadounidense al estilo de la que hubo con los soviéticos y muestran cifras para demostrar que China está preparándose para ello, con una acelerada modernización de sus fuerzas armadas.

Según datos oficiales chinos, el presupuesto de defensa del 2009 será de US$70.000 millones, un 14% más que lo gastado el año anterior, aunque expertos del Pentágono consideran que la cifra podría acercarse a los US$120.000 millones, un quinta parte del presupuesto de defensa de EE.UU.

Aunque nadie tiene datos precisos, se asegura que China estaría incluso construyendo un portaaviones para darle a su marina un alcance que no tiene actualmente en las aguas regionales.

Según un informe de escenarios militares para el 2030, que publicó hace poco el Departamento de Defensa de Australia, "el ritmo, alcance y estructura de la modernización militar China tiene el potencial de ser fuente de preocupación para sus vecinos".

Pero aún reconociendo que ese esfuerzo existe, otros consideran que pasarán décadas antes de que las fuerzas armadas chinas puedan representar una amenaza para las estadounidenses y que llegado ese caso, la dinámica geopolítica no necesariamente tendría que ser una de confrontación.

Hasta en el Caribe

"Tenemos que reconocer que, como potencia en crecimiento, China va a tener ambiciones militares", dijo el mes pasado Kurt M. Campbell, Sub Secretario de Estado para el Pacífico y el Este de Asia, durante una conferencia en el Consejo de Asuntos Exteriores, un centro de estudios de Washington.

En una concepción clásica del juego geopolítico, muchos esperan -y otros temen- que en pocas décadas China haga con EE.UU. lo que este hizo con Gran Bretaña y Europa a principios del siglo XX: desplazarlos.

"El ascenso de China puede ser comparado fácilmente con el que tuvo EE.UU. tras la consolidación del poder terrestre posterior a la guerra civil y la conquista del oeste", asegura Robert Kaplan, experto en China del Centro para la Nueva Seguridad Estadounidense.

"Así como la Armada estadounidense controló el Mar Caribe un siglo atrás, la marina china podría, si no controlar, al menos convertirse en un poder tan dominante desde el Estrecho de Malaca (conexión entre el Pacífico y el Océano Indico) al Canal de Panamá", aseguró Kaplan.

A muchos les preocupa las alianzas que establece China con países como Rusia o Irán, y su entrada en zonas de influencia consideradas exclusivas de los estadounidenses, como con sus recientes convenios con Panamá y Venezuela, o sus tratos militares con Cuba.

Guerra asimétrica

Image caption El campo de batalla de una potencial confrontación asimétrica sería el de la tecnología.

La doctrina militar china favorecería el concepto de "guerra asimétrica".

A principios de año, el Secretario de Defensa, Robert Gates, enumeró las entre "las áreas de mayor preocupación" sobre la modernización militar china sus "capacidades en guerra cibernética y antisatelital"

El campo de batalla de una potencial confrontación asimétrica sería la tecnología, según Adam Segal, quien dirigió un informe sobre la modernización militar china para el Consejo de Asuntos Exteriores, un centro de estudios de Washington.

"Por esa desigualdad en las fuerzas los chinos se enfocan en las debilidades de la estrategia estadounidense. Ellos han identificado esas debilidades en la dependencia estadounidense en la información y las redes de vigilancia cibernética, como internet, y los satélites", afirmó Segal a BBC Mundo.

"Regionalmente vamos a ver mucha competencia militar en el oeste del Pacífico. De hecho ya la estamos viendo. Pero no va a ser un fenómeno global como fue la confrontación con los soviéticos", explicó Segal

Peligrosos malos entendidos

Image caption El presupuesto de defensa de China de 2009 es un 14% superior al del año anterior.

Pese a la publicitada interdependencia financiera y comercial entre Pekín y Washington, ambas capitales tienen delicados puntos de roce, sobre todo en Taiwan, una isla que China considera como un provincia renegada y con la que EE.UU. tiene estrechos vínculos.

"Un malentendido es posiblemente la manera que se podría desatar un conflicto directo. Allí en el estrecho de Taiwan, China es una amenaza capaz de confrontar a los EE.UU.", aseguró Segal.

Malos entendidos, accidentes y mensajes equívocos ha habido, el más reciente en octubre del 2008, cuando el gobierno del presidente George W. Bush anunció la venta de armas a Taiwan por US$6.500 millones. Pekín suspendió toda colaboración militar con Washington.

Con la llegada al poder del Barack Obama ambos países reanudaron ese vínculo y como el trato no está cerrado, no se descarta que pueda ser una ficha de negociación para garantizar la convivencia en el Pacífico, al menos en lo inmediato.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.