EE.UU. critica nuevos asentamientos judíos

El Ministerio del Interior israelí aprobó este martes la construcción de unas 900 viviendas en una colonia judía de Jerusalén Este.  El Comité de Planificación y Construcción de Jerusalén autorizó la expansión de Gilo, un área del sur de la ciudad situada en tierra ocupada por Israel desde la Guerra de los Seis Días de 1967, por lo que la construcción se considera ilegal bajo el Derecho Internacional.    El proyecto aún precisa el visto bueno de otros organismos y el público podrá presentar las objeciones que crean convenientes.  La decisión de ampliar Gilo llega un día después de que Israel rechazase una petición de Estados Unidos para que diera marcha atrás en la expansión de de este asentamiento, según informaron medios locales.  La exigencia estadounidense habría sido trasladada por el enviado de la Casa Blanca para Oriente Medio, George Mitchell, al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en una reunión celebrada este lunes en Londres, Reino Unido.   Netanyahu aseguró que el proyecto “no requiere el visto bueno del gobierno y dijo que Gilo es una parte integral de Jerusalén”, según informó la radio de la Armanda israelí.  El portavoz de Netanyahu, Mark Regev, no quiso comentar esta información, y reiteró el rechazo de su país a incluir áreas anexadas a Jerusalén como parte de cualquier acuerdo que contemple detener la construcción de asentamientos.  Washington está  presionando para israelíes y palestinos retomen las conversaciones de paz, pero la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha pedido que se detenga la construcción de los asentamientos para sentarse a la mesa a dialogar.  Según el corresponsal de la BBC en Jerusalén, Tim Franks, el anuncio de este martes supone  el mayor lote de viviendas aprobado desde que Newtanyahu se convirtió en primer ministro a principios de año.  Las 900 viviendas, que contarán con entre cuatro y  cinco habitaciones, supondrá una importante expansión de Gilo.  Un portavoz del presidente la ANP, Mahmoud Abbas, aseguró que la aprobación de la construcción “es otra medida que demuestra que Israel no está lista para la paz”.  “Este paso arruinará cualquier intento -europeo o americano- de preservar el proceso de paz”, aseguró Nabil Abu Rudeineh.  El movieminto israelí Paz Ahora  “Este proyecto está destinado a torpedear el progreso que está habiendo entre EE.UU. y los palestiunos y isrtael en renovar las conversacioes”, asguró Hagit Ofran.  El Ministerio de Exteriores británico también aseguró que se opone a la decisión israelí.  “Un acuerdo de paz creíble debe contemplar Jerusalén como capital compartida. Expandir asentamientos en tierra ocupada en Jerusalén Este hace que este acuerdo se mucho más complicado”.  Cerca de medio millón de judíos viven  en más de 100 asentamientos construidos en territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este.
Image caption La expansión de Gilo es considerada ilegal bajo el derecho Internacional.

El Comité de Planificación y Construcción de Jerusalén autorizó el martes la construcción de 900 viviendas en una colonia judía de la ciudad.

La expansión de Gilo, un área del sur de Jerusalén oriental situada en tierra ocupada por Israel durante la Guerra de los Seis Días (1967), es considerada ilegal bajo el derecho internacional.

Las críticas de Estados Unidos no tardaron en llegar. Un portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, dijo que la decisión dificultará aún más las conversaciones de paz con los palestinos. También Europa expresó su descontento.

El proyecto aún necesita el visto bueno de otros organismos, y el público podrá presentar objeciones a las obras.

La decisión de ampliar Gilo llega un día después de que Israel rechazara una petición de Washington para que diera marcha atrás en la expansión de ese asentamiento, informaron los medios de comunicación locales.

La exigencia estadounidense habría sido comunicada por el enviado de la Casa Blanca a Oriente Medio, George Mitchell, al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en una reunión realizada el lunes en Londres.

"Parte de Jerusalén"

Netanyahu aseguró que el proyecto "no requiere el visto bueno del gobierno" y dijo que "Gilo es una parte integral de Jerusalén", según informó la radio de las fuerzas armadas israelíes.

Image caption Netanyahu aseguró que Gilo es una parte integral de Jerusalén.

El portavoz del premier, Mark Regev, no quiso comentar esta información y reiteró el rechazo de su país a incluir áreas anexadas a Jerusalén como parte de cualquier acuerdo que contemple detener la construcción de asentamientos.

Tras conocerse la noticia de la expansión de Gilo, la Casa Blanca dijo estar "consternada".

"En un momento en que trabajamos para relanzar las negociaciones, estas acciones hacen más difícil que nuestros intentos triunfen", afirmó en un comunicado el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

Washington está presionando a israelíes y palestinos para que reanuden las conversaciones de paz, pero la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha pedido que se detenga la construcción de las colonias antes de sentarse a dialogar.

Según el corresponsal de la BBC en Jerusalén, Tim Franks, el de Gilo es el mayor lote de viviendas aprobado desde que Netanyahu se convirtió en primer ministro, a principios de año.

Las 900 casas, que contarán con entre cuatro y cinco habitaciones cada una, supondrán una importante expansión del asentamiento.

Proceso de paz

Un portavoz del presidente la ANP, Mahmoud Abbas, aseguró que la aprobación de las obras "es otra medida que demuestra que Israel no está dispuesta a lograr la paz".

"Este paso arruinará cualquier intento -europeo o estadounidense- de preservar el proceso de paz", aseguró Nabil Abu Rudeineh.

Por su parte, el portavoz del movimiento israelí Paz Ahora, Hagit Ofran, dijo que el proyecto "está destinado a socavar el progreso que ha habido entre estadounidenses, palestinos e israelíes para retomar las conversaciones de paz".

El Ministerio de Relaciones Exteriores británico también expresó su oposición a la decisión israelí.

"Un acuerdo de paz creíble debe contemplar Jerusalén como capital compartida. Expandir asentamientos en tierra ocupada en Jerusalén hace que el acuerdo sea mucho más complicado", afirmó la cancillería en un comunicado.

Cerca de medio millón de judíos viven en más de 100 asentamientos construidos en territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén oriental.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.