India pide atención a Washington

Manmoham Singh
Image caption Muchos consideran que India ha quedado relegada en la estrategia geopolìtica de Obama.

El primer ministro de la India, Manmohan Singh, comenzó este lunes una gira de cuatro días a Washington, la primera visita de estado que recibe en la Casa Blanca el presidente Barack Obama.

A pesar de ese gesto diplomáticamente significativo, muchos consideran que India ha quedado relegada en la estrategia geopolítica de Obama, quien en su recién culminado viaje a China dejó claras las intenciones de su gobierno de profundizar la relación con el competidor de China por la hegemonía regional.

Algunos en Nueva Delhi creen que esa “relación estratégica” con Pekín implicará alejarse de la política que promovió el gobierno de George W. Bush, quien firmó un acuerdo nuclear el gobierno indio y promovió el aumento del comercio y las inversiones, así como los intercambios educativos y laborales.

En la Casa Blanca niegan que la nueva administración haya cambiado su política hacia la India y como muestra destacan los varios días que recientemente dedicó a Nueva Dheli la Secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Invitación

“Claro que EE.UU. está interesado en lograr la mayor y más saludable asociación posible con China, pero eso no será a expensas de otras asociaciones crecientemente importantes, particularmente nuestra relación con India”, aseguró esta semana el Subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, William Burns.

Pero los funcionarios indios parecen estar dándole más peso al comunicado conjunto chino-estadounidense durante la reciente gira asiática de Obama, sobre todo en lo que ellos interpretan como una invitación a China para “mediar” en las tensiones entre India y Pakistán.

La cancillería india respondió que “el rol de un tercer país no es previsible ni es necesario” para resolver los problemas fronterizos entre ambos países, pero en la práctica el balance de poder regional involucra a todos esos países, según Teresita Schaffer, directora del programa del Sur de Asia del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington.

“Para Pakistán India es la principal amenaza a su seguridad. Para India el mayor desafío estratégico viene de China, pero Pakistán y los militantes que operan desde su territorio amenazan la seguridad doméstica y regional de los indios”, asegura Schaffer a BBC Mundo.

La entrevistada ve difícil que de la visita de Singh a Washington salga alguna iniciativa para relanzar el diálogo entre el gobierno indio y el pakistaní, que se vio afectado por los atentados del año pasado.

Coincidencias en Afganistán

Image caption El poderío económico de India ha venido aumentando en las últimas dos décadas.

Con relación a Afganistán, Nueva Delhi aspira que los estadounidenses mantengan su presencia militar hasta la total estabilización del país y han expresado una natural desconfianza en el rol que juega Pakistán en el manejo de la coyuntura.

Sin embargo, en Washington algunos desconfían de la influencia india en Afganistán, como demuestra la “preocupación” expresada por el general Stanley McChrystal en su informe sobre Afganistán, donde expresa su temor porque esa influencia “exacerbe” las tensiones con Pakistán.

El analista Fareed Zakaria del diario The Washington Post cuestionó este lunes que la evaluación del militar no tomara en cuenta el poder cultural, político y financiero que ejerce India en la región. “Es como destacar que EE.UU. ha tenido una creciente influencia sobre México en las pasadas décadas”, escribió Zakaria.

Según Teresita Schaffer, “EE.UU. no quiere ver un solo poder dominando el área, tanto el viaje del presiente Obama al este de Asia, como la visita de Manmohan Singh, ilustran el interés estadounidense en involucrarse con los principales actores de la región”.

Durante su gira asiática la semana pasada el presidente Obama insistió en que las relaciones entre poderes globales no debe ser “un juego de suma cero” y que los países no debían temer el éxito de los otros.

Esa doctrina de política exterior con la que Obama explicaba la aproximación entre Washington y Pekín, quizá pueda servirle esta semana en su encuentro con el primer ministro Singh para borrar las desconfianzas indias.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.