Filipinas: más víctimas de masacre

Víctimas de masacre en Filipinas
Image caption Las víctimas de la masacre formaban parte de una comitiva del candidato local de la oposición.

El número de muertes de la masacre política ocurrida en el sur de Filipinas ascendió a 57, después de que este miércoles las autoridades recuperaran los cadáveres de otras 11 personas que viajaban en el convoy atacado el pasado lunes.

La presidenta del país asiático, Gloria Arroyo, declaró un día nacional de luto y prometió que los pistoleros no escaparán de la justicia.

Las víctimas murieron a principio de esta semana en la isla de Maguindanao cuando viajaban para presentar los documentos de la postulación de Ismael Mangudadatu para las elecciones locales, previstas para mayo de 2010.

Mangudadato, quien no se encontraba en el convoy de tres vehículos, acusó a uno de los clanes locales de estar detrás del ataque.

La esposa de este político local estaba entre las personas que fueron secuestradas y más tarde decapitadas. Junto con ella viajaban al menos 13 periodistas que también perdieron la vida.

El martes el gobierno declaró estado de emergencia en dos provincias de la isla ubicada en el sur del país para facilitar a la policía la búsqueda de los responsables.

Sospechoso sin orden de arresto

Hasta ahora las autoridades no han señalado oficialmente a ningún sospechoso, pero la policía informó que están investigando a un miembro de poderoso clan Ampatuan, una familia que ha ayudado a asegurar los votos a favor de la actual presidenta Arroyo en elecciones pasadas.

Image caption El gobierno declaró estado de emergencia en la isla de Mindanao.

El corresponsal de la BBC en Manila, Danny Vincent, informó que el gobierno no emitirá una orden de arresto inmediata a ese miembro de Ampatuan, considerado como el principal sospechoso.

Hasta ahora los miembros de esa familia no han dado declaraciones. Sin embargo, Mangudadatu asegura que los pistoleros leales a los Ampatuan fueron quienes realizaron la emboscada a la delegación que el lunes debía inscribirlo como candidato.

"Ya estaba planeado porque ya habían cavado la fosa (para los cuerpos)", declaró el político.

Por su parte, Vincent explicó que los sobrevivientes a la masacre aseguran que pueden vincular las muertes con la familia Ampatuan.

En el convoy también viajaban dos hermanas de Mangudadatu y varios partidarios claves de su partido.

La organización de derechos humanos Human Rights Watch expresó su preocupación sobre la estrecha relación que hay entre el gobierno central y el clan Ampatuan, pues podría dificultar que la investigación sea imparcial.

No obstante, la presidenta Arroyo ha prometido en varias oportunidades que se hará justicia.

"Esta no es una simple contienda entre clanes rivales. Esto es una acto supremo inhumano que es una ruina para nuestra nación", le dijo a una televisión local el portavoz de la presidencia Cerge Remonde.

"La presidenta ha sido muy clara en que aquellas personas responsables, sin importar quienes son, deberían ser presentadas ante la justicia".

Familia influyente

Varios analistas indican que la familia Ampatuan es la que ha estado a cargo de la provincia Maguindanao durante décadas.

Andal Ampatuan padre ha sido miembro del Congreso de Filipinas y ganó sin oposición la gobernación de la provincia en varias oportunidades.

Su hijo, también Andal Ampatuan, tenía planeado ganar la silla de la gobernación de la misma forma que sus padres, hasta que Ismael Mangudadatu decidió lanzarse como candidato.

Al menos otros tres hijos de Ampatuan son alcaldes en Maguindanao. La mayoría de ellos tienen su fuerza de seguridad privada.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.