Gran parte del Cono Sur bajo el agua

Al menos tres personas murieron y más de 10.000 debieron ser evacuadas en Argentina como consecuencia de una fuerte tormenta que azotó el norte del país.

Image caption Las inundaciones dejaron unos 25.000 evacuados y 14 muertos.

El fenómeno meteorológico, que comenzó el lunes, afectó a 12 provincias y golpeó con mayor fuerza en Entre Ríos y Chaco, en el noreste argentino.

Las fuertes lluvias provocaron inundaciones y agravaron las crecidas de los ríos Paraná y Uruguay, generando desbordes que anegaron poblaciones y grandes extensiones de campo.

Vientos de más de 50 kilómetros por hora y granizo también provocaron destrozos.

El temporal afectó la línea de transporte de energía hacia el norte del país, lo que causó cortes de electricidad en seis provincias.

Según el pronóstico meteorológico, podría haber nuevas precipitaciones en las próximas horas.

Entre Ríos

En la provincia de Entre Ríos -la más golpeada por el agua- unas 5.000 personas debieron ser evacuadas, según la Defensa Civil.

La ciudad más afectada es Concordia, en la frontera con Uruguay, donde unas 3.200 personas debieron dejar sus hogares como consecuencia de la crecida del río Uruguay.

Según el alcalde de Concordia, Gustavo Bordet, el nivel del río alcanzó los 14,5 metros de profundidad, cuando el promedio anual es de tres metros.

"La situación es crítica", remarcó el funcionario, quien advirtió que el nivel de agua en la represa argentino-uruguaya de Salto Grande, vecina a la ciudad, supera la altura máxima de los últimos 30 años.

Por este motivo, los directivos de la represa decidieron liberar de manera dosificada el agua del embalse, para impedir una crecida abrupta.

Chaco

En Chaco, más al norte, las inundaciones generaron una ola de protestas en contra de las autoridades.

A pesar de que la provincia había sufrido casi cuatro años de sequía, el gobierno local no realizó los trabajos de saneamiento de canales y zanjas, lo que empeoró la acumulación de agua.

El gobernador chaqueño, Jorge Capitanich, recorrió las zonas anegadas y supervisó las tareas de evacuación.

Se estima que unas 3.500 personas debieron abandonar sus hogares en Resistencia, la capital de Chaco.

Otra provincia que en los últimos meses había sufrido graves sequías, Córdoba, también padeció destrozos en algunas zonas del oeste, como consecuencia de la tormenta.

En tanto, en la vecina Santa Fe el desbordamiento del río Paraná inundó varias localidades y llevó a que cientos de personas abandonaran las zonas ribereñas.

Fenómeno regional

Las tormentas que azotaron Argentina también causaron estragos en las vecinas Brasil y Uruguay.

En la nación más pequeña, la cantidad de gente que debió ser evacuada por las fuertes lluvias que golpearon el centro y norte del país superó los 4.000, según el Sistema Nacional de Emergencia (SNE).

El departamento más afectado es Artigas, el más norteño del país, en donde al menos 1.800 personas debieron abandonar sus hogares.

En tanto, en Salto, la ciudad ubicada frente a la argentina Concordia, el desagüede la represa binacional obligó a más de 1.500 personas a buscar refugio.

La buena noticia la dio la Dirección Nacional de Meteorología que pronosticó una mejora en las condiciones del tiempo, lo que permitió que se levantara la advertencia que regía hasta el momento.

Brasil

En el país más grande la región, Brasil, al menos 11 personas murieron como consecuencias de las lluvias, que afectan principalmente la zona del sur.

Cuarenta y ocho ciudades permanecen en estado de emergencia, según anunció la Defensa Civil.

La mayoría de las muertes ocurrieron en Río Grande del Sur, el estado más austral del país, donde más de 10.000 personas debieron ser evacuadas.

Las tormentas también dejaron sin energía eléctrica a muchos hogares.

Las inundaciones también están causando estragos en los estados vecinos de Santa Catarina y Paraná.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.