Gobierno escocés quiere la independencia

Alex Salmond, primer ministro escocés
Image caption Salmond quiere independencia.

El gobierno escocés publicó este lunes una propuesta legislativa sobre el futuro constitucional de esa nación del Reino Unido que incluye la opción de independencia.

Según el Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés), al que pertenece el primer ministro, Alex Salmond, es hora de que los ciudadanos de esa nación tomen la palabra respecto a su futuro constitucional.

Como explica el corresponsal de asuntos políticos de la BBC Rob Watson, se trata de un momento histórico para Escocia.

En el documento, el SNP propone la celebración de un referéndum que incluiría tres opciones: ningún cambio a la situación actual (donde el gobierno británico controla asuntos como defensa y política exterior), más descentralización de poderes o independencia total.

El documento concluye que la independencia es la mejor opción, y la describe como "el estado natural de Escocia".

Sin embargo, el partido gobernante no cuenta con una mayoría suficiente en el Parlamento de Edimburgo como para convocar al referéndum.

Laboristas, conservadores y liberal-demócratas se oponen a la consulta e incluso abogan por quitarle poderes al primer ministro.

No obstante, el gobierno escocés podría obtener más poder en materia de impuestos y gasto público.

Autogobierno

Image caption El Partido Nacionalista pide mayor devolución de poderes.

En declaraciones a la BBC, Salmond insistió este fin de semana en su intención de celebrar el referéndum el año próximo, a pesar de la oposición de los otros partidos.

"Si logramos explicarles a los ciudadanos los beneficios de la independencia, tenemos muchas probabilidades de conseguir ese objetivo", explicó Salmond.

Pero la oposición laborista instó al primer ministro olvidarse de sus planes independentistas y concentrarse en temas más urgentes como la recesión.

Según un sondeo de la consultora escocesa YouGov, la mayoría de los escoceses no quieren la independencia.

Anthony Wells, de la encuestadora, explicó a la BBC que los resultados señalan que entre un cuarto y un tercio de los escoceses quieren la independencia y un 20% prefiere que todo siga como está.

El resto desea algunos poderes más, por ejemplo referidos a asuntos fiscales.

Desde la descentralización de poderes aprobada en un referéndum en 1997, Escocia goza de un sistema de autogobierno, aunque Londres sigue conservando la capacidad de reformarlo o abolirlo a su voluntad.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.