El nuevo plan de Irán es "inaceptable"

Susan Rice, enviada de EE.UU. en la ONU
Image caption La embajadora de EE.UU. cree que Irán se aísla aún más de la comunidad internacional.

La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Susan Rice, dijo este lunes que el plan de construir 10 nuevas plantas de enriquecimiento de uranio anunciado por Irán es "inaceptable".

El gobierno de Mahmoud Ahmadinejad difundió este domingo su intención de avanzar con su programa nuclear, días después de que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) criticara al país por encubrir uno de sus centros nucleares, en la ciudad de Qom.

"(La idea) es completamente inapropiada y aísla a Irán aún más de la comunidad internacional", aseguró Rice, quien amenazó con que su país "pondrá más énfasis en la presión" si Teherán no alcanza un acuerdo con las potencias occidentales.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, se mostró "seriamente preocupado" por los planes del gobierno de Irán, cuyo comportamiento calificó como "infantil".

También el responsable de la diplomacia alemana, Guido Westerwelle, auguró "nuevas sanciones" a la nación islámica "si sigue rechazando la mano tendida de la comunidad internacional".

Preguntado sobre la posibilidad de emprender una acción militar sobre Irán, el embajador de Israel en Reino Unido, Ron Prosor, le dijo a la BBC que "todas las opciones están sobre la mesa", aunque no fue más específico.

"Occidente no entiende el mensaje"

Estados Unidos y otros países occidentales aseguran que Irán tiene como objetivo desarrollar armas nucleares, pero el gobierno iraní sostiene que su programa nuclear tiene fines energéticos pacíficos.

Según dijo Ahmadinejad este domingo, el país necesita producir 20.000 megavatios de energía nuclear en 2020.

Pero las actuales sanciones de la ONU a Irán restringen la venta de bienes o tecnología que pudiera facilitar el enriquecimiento de uranio por parte de Irán.

Por eso, Ali Akbar Salehi, el responsable del programa nuclear iraní, acusó a los países occidentales de provocar el lanzamiento de este plan para construir más plantas como la que ya existe en la ciudad de Natanz, con 5.000 centrifugadoras en funcionamiento.

"No teníamos intención de construir más infraestructuras como la de Natanz, pero aparentemente Occidente no entiende el mensaje de paz de Irán", aseguró.

Por otro lado, el vocero parlamentario Ali Larijani dijo que aún confía en una solución diplomática al enfrentamiento internacional.

"Hay una oportunidad diplomática y es beneficiosa para ellos (los países occidentales), porque permitiría que Irán siguiera trabajando en el marco del OIEA y la supervisión internacional", dijo Larijani.

Contenido relacionado