El riesgo de preguntar qué es ser francés

Bandera francesa en París
Image caption El debate se inició en noviembre a instancias del presidente Nicolas Sarkozy.

Francia comenzó a descubrir los riesgos de discutir sobre la identidad nacional, con el reconocimiento por parte del ministro encargado del tema de que han aparecido mensajes "racistas" y "xenófobos" dentro del debate.

La advertencia por parte del ministro francés de Inmigración e Identidad Nacional, Eric Besson, surgió cuando aumentan las críticas a la organización y el contenido de la discusión sobre "qué es ser francés".

El debate se inició en noviembre a instancias del presidente Nicolas Sarkozy, con la intención declarada de afianzar la identidad francesa, aunque sus críticos lo acusan de buscar votos de la extrema derecha para las elecciones regionales de marzo.

Ahora, en medio de señales de que el debate adquiere una dirección que inquieta al oficialismo, Sarkozy canceló un discurso sobre el tema que estaba previsto para este viernes, argumentando problemas de agenda.

Participe: ¿Se puede hablar de identidad nacional?

"Nos van a comer"

En un comunicado público, Besson criticó los "derrapes xenófobos" de algunos participantes en el debate, que se desarrolla con reuniones en todo el país y opiniones en un sitio en internet creado para desarrollar la discusión y que ha recibido unos 40.000 mensajes desde el mes pasado.

En particular, aludió a declaraciones sobre los inmigrantes efectuadas por André Valentin, alcalde de Gussainville, un pequeño pueblo del departamento de la Mosa, al noreste de Francia.

"Es hora de que reaccionemos, porque nos van a comer", advirtió Valentin. "Ya hay diez millones, diez millones a los que les pagamos por hacer nada".

Las declaraciones del alcalde fueron calificadas como "racistas" por la oposición socialista y como "xenófobas" e "intolerables" por Besson en el comunicado que emitió el miércoles mientras realizaba una visita a Kosovo.

El ministro indicó que una decena de comentarios "escapó" a los filtros creados por el gobierno, ordenó retirarlos del sitio y crear un mecanismo para que los propios internautas denuncien "contribuciones litigiosas".

"El gran debate sobre la identidad nacional no será rehén de estos excesos", prometió Besson.

"El ejemplo de Suiza"

Sin embargo, el sitio oficial para definir "qué es ser francés" mantenía hasta este jueves varios mensajes de corte nacionalista o contrarios a las influencias culturales y religiosas extranjeras.

Image caption El ministro Besson criticó los "derrapes xenófobos" de algunos participantes en el debate.

"Ninguna nación puede perdurar y vivir en paz, si está compuesta por poblaciones étnicamente y religiosamente diferentes", advirtió en el sitio un usuario identificado como François.

Otro participante que se presentó como Dominique sostuvo que ser francés es "querer a su país, hablar su lengua, defender sus valores y aceptar sus costumbres".

"La gente que acepta la nacionalidad francesa debe casarse con estos valores… si no, se van a otro lugar", agregó.

"Ser francés es, entre otras cosas, vivir a la occidental: ningún velo, ni chilaba, ni reivindicaciones alimenticias vinculadas a la religión", escribió otro usuario identificado con las iniciales JG.

Y aunque el gobierno francés negó que el debate sobre la identidad nacional tenga algo que ver con el referendo celebrado en Suiza para prohibir los minaretes en las mezquitas (que desató una ola de condenas internacionales) diversos usuarios de su sitio en Internet lo ven distinto.

"Tomemos el ejemplo de Suiza. Volvamos a estar orgullosos de nuestro país"”, indicó alguien llamado Lorenz.

El instituto de encuestas IFOP indicó este jueves que 46% de los franceses es favorable a prohibir los minaretes como lo hizo Suiza, una cifra que tiene a crecer en los últimos años.

Reflexión de mostrador

Además de las críticas de la oposición y de grupos defensores de los derechos humanos a la discusión sobre identidad francesa, en filas del partido gobernante UMP también aparecieron expresiones de inquietud.

El ex primer ministro francés Jean-Pierre Raffarin reclamó este jueves "más rigor intelectual en el desarrollo del debate".

"La cuestión de la identidad no puede ser una reflexión de mostrador", comentó Raffarin.

El ex presidente Jacques Chirac advirtió sobre las discriminaciones en Francia que "“estigmatizan la religión, el origen, las convicciones" y "minan nuestro pacto republicano".

El sitio francés de información Mediapart publicó este jueves una petición contra la polémica sobre identidad nacional firmada por decenas de políticos, intelectuales y artistas, entre ellos otro ex primer ministro: Dominique de Villepin.

La petición sostiene que el debate no es "ni libre, ni pluralista, ni útil".

La utilidad de la discusión fue cuestionada incluso por usuarios del sitio de internet creado por el gobierno. "Preguntarse sobre una identidad", comentó alguien identificado como Polak, "significa haberla perdido ya".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.