Rechazan críticas a salida de Afganistán

Hillary Clinton, secretaria de Estado  y Robert Gates, secretario de Defensa de EE.UU.
Image caption Altos funcionarios de EE.UU. defendieron el plan para el retiro de tropas de Afganistán.

Destacadas figuras del gobierno de Estados Unidos defendieron el plan anunciado por el presidente Obama para iniciar el retiro de tropas de Afganistán en 2011.

Durante una serie de entrevistas televisivas, la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, aseguró que no se trata de "plazo absoluto" mientras que el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, dijo que es "el comienzo de un proceso".

Gates también precisó que el paradero de Osama Bin Laden es desconocido: han pasado "años" desde que los EE.UU. tuvieron por última ocasión buena información de inteligencia sobre sus movimientos.

Lea también: Ni pista de Bin Laden "en años"

El presidente Obama anunció la semana pasada que EE.UU. aumentaría el número de tropas en Afganistán, pero también que comenzarían a retirarse en julio de 2011.

"Mensaje equivocado"

Los republicanos han criticado la fecha puesta por el presidente Obama por considerarla "arbitraria" y un posible estímulo para los talibanes.

El senador John McCain dijo que Obama había enviado el mensaje equivocado a los militantes.

También hay preocupación en Afganistán sobre si ese gobierno estaría listo para quedarse a cargo en el caso de una rápida salida de las tropas de EE.UU.

Corresponsales en ese país dicen que el gobierno afgano y las fuerzas de seguridad reconocen que Afganistán está en un momento crítico -los talibanes han continuado ganando fuerza y, aunque hay un poco de entusiasmo por la llegada de más tropas, los funcionarios reconocen que no pueden afrontar la situación por sí mismos.

Gates subrayó que "no hay una fecha límite" y que el traspaso de responsabilidades a las autoridades afganas -distrito por distrito- se basará en "las condiciones sobre el terreno".

Aseguró que los soldados serían enviados a casa gradualmente, mientras -de ser necesario- EE.UU. mantendrá una posición "supervisora".

"Hay un elemento importante de equilibrar el envío de una señal de firmeza, pero también dar al Gobierno afgano un sentido de urgencia de que necesitan a sus jóvenes reclutados, entrenados y en el campo de batalla", precisó el secretario de Defensa de EE.UU.

Image caption Clinton y Gates estuvieron en programas de televisión para defender el plan de Obama en Afganistán.

Un poco de paciencia

Gates agregó que en julio de 2011, los generales estadounidenses sabrán "si nuestra estrategia está funcionando".

El presidente afgano, Hamid Karzai, cuyo gobierno ha estado plagado de acusaciones de corrupción, dijo: "Afganistán acoge con beneplácito esta nueva estrategia y Afganistán hará todo lo posible para ser un buen socio en ella."

Sin embargo, advirtió que la comunidad internacional debe tener "paciencia con nosotros y darse cuenta de las realidades en Afganistán.

"Si necesitamos más tiempo, deben estar con nosotros", dijo a la cadena televisiva CNN.

Obama ordenó enviar 30.000 soldados estadounidenses más a Afganistán lo antes posible, con lo que los efectivos de EE.UU. en ese país ascenderán a más de 100.000.

Al anunciar el aumento de tropas dijo que la misión en Afganistán es derrotar a Al-Qaeda, revertir el impulso de los talibanes y quitarles la posibilidad de derrocar al gobierno.

En una de las entrevistas transmitidas este domingo, la secretaria de Estado, Hillary Clinton dijo: "No estamos hablando de una estrategia de salida o de un plazo absoluto".

"De lo que estamos hablando es de un cálculo de (...) que podemos iniciar la transición. Una transición para traspasar la responsabilidad a las fuerzas afganas", aseveró.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.