"Capturar o matar" a Bin Laden para derrotar a Al-Qaeda

Stanley McChrystal, jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán
Image caption El aumento de tropas permitirá recuperar territorios, especialmente en zonas peligrosas del país, dijo.

Al-Qaeda no será derrotado hasta que su líder, Osama bin Laden, sea capturado o muerto, aseguró este martes el jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, el general Stanley McChrystal.

En su alocución ante el Congreso de Estados Unidos, McChrystal describió la lucha en Afganistán como una guerra de percepciones y dijo que Osama bin Laden era un icono para sus hombres.

"Creo que, en este momento, se trata de una figura emblemática, cuya supervivencia envalentona a al-Qaeda como una organización de franquicias en todo el mundo", dijo. McChrystal advirtió que matar o capturar a Bin Laden no significaría el fin de la red, pero aclaró que el movimiento no puede ser erradicado mientras que Bin Laden siga libre. Se cree que el líder radical vive en la región fronteriza entre Pakistán y Afganistán. El sábado pasado, el secretario de defensa de EE.UU., Robert Gates, dijo que no había información fiable sobre su paradero desde hace años.

Difícil "sin lugar a dudas"

El jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán también aseguró que el envío de más tropas a Afganistán podrá ayudar a frenar al Talibán, aunque esto será "sin lugar a dudas difícil".

McChrystal dijo que el plan del presidente estadounidense Barack Obama para desplegar 30.000 soldados más en ese país permitirá recuperar algunos territorios, especialmente en ciudades clave en el sur y el este del país, las zonas más peligrosas del país.

"No hay recetas mágicas" que garanticen el éxito de la misión, dijo ante el Comité de Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes, pero explicó que, una vez llegue el nuevo contingente, no serán necesarios más efectivos.

"Nos dará la oportunidad de revertir el impulso de la insurgencia y negar el acceso del Talibán a las poblaciones que necesitan para sobrevivir", aseguró el también jefe de las tropas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

McChrystal explicó que los próximos 18 meses —antes de que, de acuerdo al plan de Obama, los soldados empiecen a volver a EE.UU.— serán cruciales en esta misión, sobre todo por la resistencia demostrada por el Talibán y lo que describió como falta de confianza de los afganos en su gobierno.

Nick Childs, corresponsal de la BBC para Asuntos de Seguridad y Defensa, dijo que a pesar de la confianza de McChrystal, aún hay muchas preguntas sin responder. Por ejemplo, si el plan de envío de tropas y posterior retirada será apoyado por el pueblo afgano, y si las autoridades de ese país harán también su trabajo.

"Además, Afganistán es más complejo que Irak", dijo Childs. "Gran parte del éxito de esta misión dependerá de que la positiva respuesta diplomática a la decisión de Obama se pueda mantener en el tiempo".

Por su parte, el embajador de Estados Unidos en Afganistán, Karl Eikenberry, también respaldó los planes del presidente, definiéndolos como "el mejor camino para estabilizar" al país asiático.

Fuerzas afganas

Image caption Karzai dijo que los dos países necesitarán seguir siendo buenos amigos a largo plazo.

Mientras, desde Kabul, el presidente afgano Hamid Karzai advirtió que tendrán que pasar 15 años antes de que sus propias fuerzas de seguridad puedan hacer frente a la violencia que hoy azota algunas partes "críticas" del país.

EE.UU. pretende que el número de efectivos afganos llegue hasta los 400.000 en 2013, algo que requeriría, según Karzai, que la comunidad internacional y EE.UU. les ayuden con más fondos.

En una rueda de prensa conjunta con el secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, Karzai dijo que los dos países necesitarán seguir siendo buenos amigos a largo plazo.

En este sentido, Gates afirmó que pretende trasladar a los funcionarios afganos el mensaje de que, a pesar de la planeada retirada, EE.UU. "será su compañero durante mucho tiempo".

"A medida que la seguridad mejore y seamos capaces, con el tiempo, de reducir nuestros efectivos, nuestras relaciones serán cada vez más de carácter civil, económico y de desarrollo", apuntó Gates.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.