Murió destacado clérigo disidente iraní

Hoseyn Ali Montazeri.
Image caption Montazeri evolucionó de ser un pilar del régimen a convertirse en su crítico.

El gran ayatolá Hoseyn Ali Montazeri era uno de los más importantes clérigos chiítas. Durante la revolución y en los primeros años de la república islámica fue uno de los líderes espirituales del movimiento. Pero en la actualidad se había convertido en uno de sus principales opositores.

"Hoseyn Ali Montazeri falleció en su casa la noche pasada", aseguró la agencia de noticias estatal iraní Irna.

Montazeri, de 87 años, fue uno de los artífices de la revolución de 1979, de la que resultó la República Islámica de Irán y, durante un tiempo, fue uno de los nombres que sonaron para convertirse en su dirigente.

En los últimos años, el clérigo había destacado por ser un crítico acérrimo del actual presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad.

Contrario a Ahmadinejad

Tras las disputadas elecciones del pasado junio, el gran ayatolá Montazeri llegó a emitir una fatwa de reprobación contra el presidente.

Pero ése no fue su último choque con las autoridades del país. En agosto, el clérigo acusó a los dirigentes iraníes de imponer un régimen autoritario en nombre del Islam, al que llegó a calificar de "dictadura".

En los años posteriores a la revolución, Montazeri había sido designado para suceder al fundador de la República Islámica, el ayatolá Ruhollah Jomeini, pero sus posibilidades se disiparon pocos meses antes la muerte del líder supremo en 1989.

"Antes de la caída de la monarquía iraní, Montazeri organizó protestas públicas en apoyo a Jomeini. Como resultado, fue detenido, torturado y encarcelado en numerosas ocasiones. Durante el exilio de Jomeini, Montazeri fue nombrado su representante dentro del país y a continuación lo designaron como su sucesor", apuntó el analista de la BBC, Marcus George.

"Sucesor" de Jomeini

"Sin embargo, poco después, fue marginado por cuestionar ciertas decisiones de Jomeini y por pedir un examen transparente de los errores de la revolución", agregó Marcus.

Uno de los capítulos más conocidos de su carrera política tuvo lugar en 1997, cuando cuestionó la legitimidad de los poderes del ayatolá Ali Jamenei, sucesor de Jomeini.

Como consecuencia de esta oposición, las autoridades clausuraron su escuela religiosa, atacaron sus oficinas en la ciudad de Qom y le condenaron a un periodo de arresto domiciliario que duró seis años.

A pesar de su avanzada edad, Montazeri continua siendo un referente para la oposición iraní.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.