"Nuevos horizontes" entre Siria y Líbano

Hariri y Assad reunidos.
Image caption Hariri aseguró que su relación con Assad es "cordial".

El primer ministro de Líbano, Saad Hariri, y el presidente sirio, Bahar al-Assad, mantuvieron dos reuniones en Damasco durante la primera visita oficial de un mandatario libanés a la capital siria desde 2005.

"Queremos abrir nuevos horizontes entre nuestro países", declaró Hariri en la rueda de prensa posterior a su encuentro con el presidente sirio, Bashar al-Assad, este domingo en Damasco.

Esta visita de dos días a Siria –la primera de un mandatario libanés desde que la coalición antisiria llegara al poder hace cuatro años- es, según los analistas, un gesto de acercamiento que marca un cambio de tendencia en las relaciones bilaterales entre los dos países.

"Habrá pasos serios desde nuestra parte y por parte del presidente al-Assad para traducir nuestra relación cordial en medidas concretas sobre el terreno", aseguró Hariri en declaraciones recogidas por la corresponsal de la BBC en Damasco, Lina Sinjab.

"Las palabras del primer ministro libanés estuvieron en sintonía con el comunicado sirio, que puso el acento en la necesidad de cooperar para enfrentarse a los desafíos regionales, como la relación del mundo árabe con Israel", apuntó Sinjab.

Tensiones

"Pero las relaciones entre Líbano y Siria todavía tienen un punto de fricción en la investigación en curso del Tribunal Internacional sobre el asesinato de Rafik Hariri -ex mandatario libanés y padre el actual primer ministro- en un ataque con bomba en Beirut en 2002. En sus dos primeros informes, la corte indicó que el gobierno sirio podría estar relacionado con el atentado", agregó la reportera.

Preguntado por este tema, Saad Hariri afirmó que esta cuestión quedó fuera de las conversaciones entre los dos mandatarios.

Por su parte, el presidente sirio –cuyo gobierno siempre ha negado su participación en el magnicidio- indicó que el caso está ahora en manos de la justicia internacional.

Las relaciones entre Líbano y Siria llegaron a su momento de mayor deterioro en 2005, tras aquel acontecimiento.

La rotunda reacción de la población y los políticos libaneses obligó a Damasco a poner fin a tres décadas de presencia militar en aquel país.

Para algunos analistas, este nuevo clima de acercamiento diplomático podría beneficiar a Hariri de cara a la gestión de su nuevo gabinete.

Hace apenas unas semanas, y tras meses de negociaciones, el primer ministro logró formar un gobierno de unidad nacional en el que están incluidos diez ministros prosirios.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.