Padre de presunto atacante alertó a EE.UU.

Umar Farouk Abdulmutallab / Foto: saharareporters.com
Image caption El sitio de internet saharareporters.com publicó una foto del detenido.

El padre del joven nigeriano acusado de intentar hacer explotar este viernes un avión que cubría la ruta Ámsterdam-Detroit contactó hace un tiempo a las autoridades de Estados Unidos para alertarles de la radicalización de su hijo.

Medios estadounidenses informaron que el progenitor, un destacado financiero de Nigeria, se puso en contacto hace unas semanas con la embajada de EE.UU. en Abuja, la capital de la nación africana. Según le explicó al diario The New York Times un funcionario del gobierno de Washington, la información fue recibida, aunque ésta no era muy específica.

Este sábado Umar Farouk Abdulmutallab, de 23 años y supuestamente vinculado a al-Qaeda, fue formalmente acusado de introducir un artefacto explosivo en un avión de la compañía Northwest Airlines que cubría la ruta Amsterdam-Detroit y de tratar de hacer explotar el aparato.

Lea: Acusan a nigeriano por atentado frustrado

Un juez informó al sospechoso de los cargos en un hospital cercano a Detroit, donde se recupera de quemaduras sufridas durante el fallido ataque.

El incidente ha hecho que aeropuertos y aerolíneas de todo el mundo hayan incrementado los controles de seguridad en los vuelos con destino a EE.UU.

Lea: Incrementan controles en aeropuertos

Familia preocupada

Image caption Aeropuertos y aerolíneas de todo el mundo han incrementado los controles de seguridad.

Al parecer, el sospechoso es un antiguo estudiante de ingeniería de una prestigiosa universidad de Londres y residió durante un tiempo en un apartamento en un exclusivo barrio residencial de la capital británica.

El padre del joven, Alhaji Umar Mutallab, es uno de los banqueros más prominentes de Nigeria, y ex presidente del First Bank Nigeria, informó la corresponsal de la BBC en Lagos, Caroline Duffield.

Al parecer, en los últimos meses los familiares del sospechoso estaban preocupados por la radicalización de las ideas políticas y religiosas del joven.

Lea: Joven de la elite bajo sospecha

Ello llevó a que en noviembre pasado su padre se pusiera en contacto con la embajada de Washington en Abuja, así como con funcionarios de seguridad del gobierno de Nigeria.

El nombre del presunto atacante, quien contaba con un visado para viajar a EE.UU., pasó a formar parte de una base de datos de sospechosos de terrorismo, aunque debido a la falta de información específica no se le incluyó en la lista de aquellos a los que no se permite volar.

Vínculos con al-Qaeda

Un análisis preliminar del Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) indica que el artefacto que el joven intentó hacer explotar contenía PETN, un explosivo de alto poder.

Image caption En el aparato de la compañía Northwest Airlines viajaban 278 pasajeros y 11 tripulantes.

Se trata de la misma sustancia utilizada por el ciudadano británico Richard Reid, más conocido como "el terrorista del zapato", quien cumple una condena de cadena perpetua en EE.UU. por intentar hacer explotar en 2001 un avión que cubría la ruta Paris-Miami.

Según se ha informado, el sospechoso ha declarado a las autoridades tener vínculos con al-Qaeda y haber recibido en Yemen los explosivos para llevar a cabo un ataque suicida, tras un mes de entrenamiento.

Las autoridades estadounidenses aseguran que el presunto atacante tomó un avión de la aerolínea KLM en Lagos, Nigeria, que lo llevó hasta Ámsterdam, donde se subió al vuelo de Northwest con destino Detroit.

Documentos judiciales indican que Abdulmutallab pasó 20 minutos en el baño antes del incidente. Al regresar a su asiento dijo que se sentía mal del estómago, poniéndose una cobija encima del cuerpo.

Fue entonces cuando los pasajeros escucharon pequeñas detonaciones, y algunos se percataron que la ropa del sospechoso estaba en llamas.

Colaboración del Reino Unido

Image caption La policía británica realizó una inspección en el exclusivo barrio londinense de Marylebone.

El documento judicial señala también que Abdulmutallab permaneció tranquilo durante todo el incidente. Cuando una asistente de vuelo le preguntó qué llevaba en los bolsillos, el sospechoso respondió: "explosivos".

Las autoridades del Reino Unido están colaborando estrechamente con Washington, después de que las primeras investigaciones hayan apuntado que Abdulmutallab estudió en Londres.

La policía realizó una inspección en el exclusivo barrio londinense de Marylebone, en donde se cree que el acusado vivía en un apartamento de propiedad de su familia.

De momento, EE.UU. ha pedido a las aerolíneas que vuelan a su territorio que refuercen las medidas de seguridad.

Participe: ¿Se justifican las nuevas medidas?

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.