Acusan a nigeriano por atentado frustrado

Umar Farouk Abdulmutallab / Foto: saharareporters.com
Image caption El sitio de internet saharareporters.com publicó una foto del detenido.

Un hombre nigeriano de 23 años, supuestamente vinculado a al-Qaeda, fue formalmente acusado por las autoridades de intentar destruir un avión en ruta de Ámsterdam a Detroit, Estados Unidos.

Un juez le informó al sospechoso los cargos en un hospital cercano a Detroit, donde se recupera de heridas sufridas durante el incidente.

Según las fuerzas de seguridad, Umar Farouk Abdulmutallab intentó hacer estallar un artefacto explosivo el viernes cuando el avión se aproximaba a su destino.

Lea: Joven de la elite bajo sospecha

Según el Departamento de Justicia de EE.UU. un explosivo de alto poder y una jeringa, parte del artefacto, fueron hallados en la aeronave.

En el aparato, de la compañía Northwest Airlines, viajaban 278 pasajeros y 11 tripulantes a bordo y se vivieron momentos de terror cuando comenzaron a sonar leves explosiones a bordo.

De acuerdo con el representante republicano Peter King, el presunto atacante –que fue reducido por algunos de los viajeros cuando faltaban menos de 20 minutos para el aterrizaje- tiene quemaduras de tercer grado en una pierna. Ningún otro pasajero resultó herido en el incidente.

El gobierno de Estados Unidos ha ordenado un aumento en las medidas de seguridad aplicables a los vuelos en ese país. Las medidas incluyen una reducción del equipaje de mano permitido a los viajeros y mayores requisas al abordar las aeronaves.

Lea: Incrementan controles en aeropuertos

La corresponsal de la BBC en Nigeria Caroline Duffield informa que miembros de una pudiente familia nigeriana confirmaron que el acusado es el hijo del ex presidente de un importante banco de ese país.

Explosivos

Image caption El intento de ataque tuvo lugar el viernes.

Las autoridades estadounidenses dicen que el sospechoso abordó un avión de la aerolínea KLM en Lagos, Nigeria, que lo llevó hasta Ámsterdam, donde tomó el vuelo de Northwest a Detroit.

Alegan que al abordar ese avión, tenía un "aparato pegado al cuerpo".

Un análisis preliminar del Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) indica que dicho artefacto contenía PETN, un explosivo de alto poder.

Documentos judiciales dicen que Abdulmutallab fue al baño por cerca de 20 minutos antes del incidente, y al regresar a su asiento dijo que se sentía mal del estómago, poniéndose entonces una cobija encima del cuerpo.

Fue entonces cuando los pasajeros escucharon pequeñas detonaciones, y algunos se percataron que la ropa del sospechoso estaba en llamas.

El documento judicial señala que Abdulmutallab permaneció calmado durante todo el incidente. Cuando una asistente de vuelo le preguntó qué llevaba en los bolsillos, el sospechoso respondió: "explosivos".

Estudiante en Londres

La policía del Reino Unido está colaborando estrechamente con las autoridades estadounidenses después de que las primeras investigaciones hayan apuntado que Abdulmutallab podría ser estudiante en Londres.

En este sentido, el University College London –un centro de enseñanza universitaria en la capital británica- informó que tiene un alumno con el mismo nombre.

Por su parte, las autoridades nigerianas ordenaron una investigación inmediata del incidente y están comprobando la identidad y los posibles móviles del sospechoso.

Uno de los puntos clave de la investigación es quién está detrás de este individuo, qué relación mantiene con al-Qaeda, en qué red está involucrado y quién le proporcionó el material explosivo.

Preguntas clave

"De haber explotado, no se hubiera tratado del tipo detonación que derriba inmediatamente un avión. No está muy claro todavía si existía algún otro artefacto asociado que no explotó o si el objetivo era simplemente causar un incendio en el aparato", apuntó Gordon Corera, especialista en seguridad de la BBC.

"Se cree que el sospechoso podría haber volado desde Nigeria. Esto plantea otro tipo de cuestiones relacionadas con la efectividad de los controles de seguridad. ¿Hizo transbordo en algún lugar? ¿Eran los sistemas de seguridad menos estrictos donde inició el viaje?", agregó Corera.

Los funcionarios describieron el artefacto como una mezcla de polvo y líquido que falló a la hora de ser activado. Según los expertos, la complejidad técnica del artefacto utilizado y la manera en se burlaron los controles de los aeropuertos serán algunos de los puntos que definan la naturaleza del ataque.

"En los últimos años, al-Qaeda ha buscado formas de evadir los controles de seguridad de los aeropuertos e introducir explosivos que puedan abatir un avión. Un juego del ratón y el gato con las autoridades que continúa cambiando la manera en que volamos", señaló Corera.

Medidas de seguridad

Image caption Las medidas de seguridad en los aeropuertos y en los aviones se han visto reforzadas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de vacaciones en Hawaii, ordenó que se aumentarán las medidas de seguridad para los viajes aéreos.

Según el portavoz de la Casa Blanca, Bill Burton, Obama estaba siguiendo con atención la evolución de la situación.

El nombre del sospechoso figuraba en las bases de datos de seguridad como alguien con "una conexión terrorista notable" aunque no se encontraba en la lista de aquellos a los que no se permite volar, afirmó el congresista republicano Peter King, miembro de la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

King también apuntó que se está investigando si este intento de ataque forma parte de un plan más amplio.

De momento, Estados Unidos ha pedido a las aerolíneas que vuelan a su territorio que refuercen las medidas de seguridad. Las autoridades holandesas –desde cuyo país partió el avión- lanzaron un llamado a la alerta a todo el mundo durante un tiempo ilimitado.

Participe: ¿Se justifican las nuevas medidas?

Contenido relacionado