Protesta diplomática por ejecución china

Akmal Shaikh. (Foto: Luis Belmonte Díaz)
Image caption Akmal Shaikh sufría del trastorno bipolar, según sus familiares.

La cancillería británica llamó a consultas a la embajadora china en Londres, Fu Ying, en medio del impase entre Gran Bretaña y China por la ejecución de un ciudadano británico acusado de traficar drogas.

Inmediatamente después de la ejecución, el primer ministro británico, Gordon Brown, dijo que estaba consternado y decepcionado por el rechazo a sus persistentes llamados para evitar ese desenlace.

Lea: China ejecuta a ciudadano británico

Akmal Shaikh, de 53 años, había sido arrestado hace dos años con cuatro kilos de heroína en su equipaje.

Sus familiares han dicho en varias ocasiones que sufría de trastornos mentales y que no tenía idea de que llevaba ese cargamento.

Sally Rowen, de la organización Reprieve, señaló que en un informe de un psicólogo forense demuestra que a Shaikh se le diagnosticó el desorden bipolar y la psicosis ilusoria.

Fracaso

El viceministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Ivan Lewis, le dijo a la embajadora que “China había fallado en sus responsabilidades básicas concernientes a los derechos humanos”.

“Tuve un conversación difícil con la embajadora china”, indicó Lewis, tras salir del encuentro.

“Dejé muy en claro que la ejecución de Shaikh era totalmente inaceptable (…) El tribunal chino no consideró los alegatos que se hicieron sobre las condiciones mentales de Shaikh”.

“En una relación bilateral madura es importante que seamos capaces de hablar con franqueza sobre temas en los que discrepamos y que nuestras preocupaciones sean escuchadas”.

Por su parte, la embajada china señaló que Shaikh carecía de un historial de desordenes mentales.

“Rídiculo”

El caso de este hombre de 53 años ha generado atención internacional frente a la aplicación de la pena de muerte en China, el país que más personas ejecuta cada año.

Los pedidos de clemencia para Shaikh partieron también desde la Unión Europea.

Pero para las autoridades chinas el delito de contrabando de droga es grave. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que el caso había sido manejado por las autoridades judiciales de conformidad con la ley y que sus derechos habían sido "respetados y garantizados, incluidos los derechos de defensa".

Dos primos del acusado, Soohail y Nasir, quienes viajaron a China para visitar a Shaikh y para presentar una última petición por clemencia, dijeron que estaban “profundamente tristes, aturdidos y decepcionados” por la ejecución.

“Nos impactaron los planteamientos de que Akmal debía proveer evidencia de la fragilidad de su estado mental”.

“Es ridículo que se pretenda que una persona con una enfermedad mental dé pruebas de lo que padece”, dijeron los primos de Shaikh.

El corresponsal de la BBC en Pekín, Chris Hogg, comentó que, aunque se desconoce lo que ocurrió en las últimas horas de Shaikh, se cree que recibió una inyección letal en la prisión de Urumqui, donde permanecía detenido.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.