Arizona busca deportar presos sin papeles

Bandera de Estados Unidos vista a través de un alambre de púas
Image caption Arizona se queja del costo fiscal de mantener a presos indocumentados en sus cárceles.

El estado de Arizona entregará al Servicio de Inmigración de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), para ser deportados, a todos los presos indocumentados que han cometido delitos menores y que estén en los últimos tres meses de su condena.

Con la medida que empezará a ser implementada el primero de enero, la gobernadora, Jan Brewer, busca ahorrar US$1,9 millones al estado, que enfrenta un déficit presupuestario de unos US$3,400 millones para 2010.

Brewer ordenó al director de las prisiones estatales que entregue al ICE la mayor cantidad posible de inmigrantes criminales no violentos y afirmó en una declaración dirigida a su gabinete que su estado no debe pagar por el mantenimiento de estos indocumentados.

"El costo del encarcelamiento de delincuentes extranjeros NO es la responsabilidad de Arizona. Según la ley federal, el costo de su encarcelamiento es la responsabilidad del gobierno federal", dijo la gobernadora republicana.

Prisioneros indocumentados

El portavoz del Departamento Correcional de Arizona (ADC por sus siglas en inglés), Barrett Marson, declaró que entre 300 y 400 prisioneros recluidos en cárceles del estado serán entregados al ICE ahora.

ADC agregó que para julio del 2011, unos 1.200 prisioneros habran sido trasladados. Los prisioneros por asesinato o crímenes sexuales no califican para ser liberados antes de cumplir sus condenas.

Se calcula que, en total, unos 6.200 indocumentados permanecen recluidos en las prisiones de Arizona.

Por su parte, ICE dijo que "la identificación y la remoción de inmigrantes criminales" es una de sus principales prioridades.

Vincent Picard, vocero de ICE, indicó a BBC Mundo que en el presente, el departamento mantiene un acuerdo con ADC para asumir la custodia de "ciertos inmigrantes delincuentes de bajo riesgo" que, según el Departamento Correccional, pueden ser liberados anticipadamente.

Condiciones

Desde 2005 este programa aplicaba a aquellos reos indocumentados que habían cumplido al menos la mitad de su sentencia y habían sido condenados por delitos menores.

Pero, para pasar a manos de ICE, los prisioneros deben tener una orden de deportación pendiente, condición que no especificó la gobernadora Brewer cuando dio la orden de que todos los indocumentados sean entregados a ICE.

En su declaración al gabinete de Arizona, Brewer se quejó de que el gobierno federal rehúsa financiar "adecuadamente" el acuerdo entre ICE y el ADC y que el Congreso nacional podría reducir los fondos aún más.

"Esto es un insulto a los contribuyentes de Arizona. Primero el gobierno federal rehúsa asegurar nuestra frontera y permite que delincuentes extranjeros entren a nuestro estado y entonces, los contribuyentes de Arizona pagan por el procesamiento de esos criminales y entonces el gobierno federal nos pasa la cuenta por su encarcelamiento", expresó la gobernadora.

Beneficios

Image caption Arizona es una de las principales vías de ingreso a EE.UU.

Brewer también pidió a las agencias estatales que se "aseguren de que los beneficios públicos sólo sean ofrecidos a aquellos que están legalmente en este país y residen en este estado".

Agregó que la medida es urgente, ya que se le están negando beneficios "a nuestros propios ciudadanos".

Generalmente, los reclusos de las cárceles estatales son liberados 90 días antes del fin de su condena para que inicien una etapa de servicio comunitario.

El estado de Arizona, una de las principales vías de ingreso a EE.UU. para inmigrantes indocumentados, tiene unas de las más duras leyes de sentencia de Estados Unidos y el costo de mantener sus prisiones asciende a unos US$1.000 millones al año.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.