Ira iraquí por fallo judicial en EE.UU.

Auto destruido tras incidente de Blackwater en Bagdad en 2007.
Image caption Testigos y familiares de las víctimas sostienen que el tiroteo no fue provocado.

El gobierno de Irak criticó el fallo de un juez en Estados Unidos que exoneró a unos guardias de seguridad estadounidenses contratados por la empresa Blackwater acusados de matar a 17 civiles iraquíes en 2007.

El portavoz del gobierno, Ali al-Dabbagh, dijo que la investigación demostró que los contratistas habían cometido un "crimen serio" y que Bagdad buscaría como enjuiciarlos.

Los cinco individuos se habían declarado inocentes de homicidio. Un sexto guardia reconoció haber matado a por lo menos un civil.

El juez sobreseyó el caso contra los guardias por errores de procedimiento. Dijo que la fiscalía había utilizado evidencia que no estaba permitida.

Al-Dabbagh expresó que el gobierno iraquí "lamenta y está desilusionado con la decisión del tribunal".

El corresponsal de la BBC en Bagdad, Jim Muir, informa que si el gobierno estaba indignado con el incidente en 2007, ahora hay una ira pública generalizada.

Las autoridades querían enjuiciar a los contratistas en el propio Irak y han iniciado preparaciones para demandar a Blackwater por la muerte de los 17 civiles desarmados.

También exhortaron a Departamento de Justicia de EE.UU. a que apelen el fallo del juez y a que cooperen en el proceso contra los cinco guardias.

Resentimiento

El tiroteo de 2007 en el centro de Bagdad exarcerbó el resentimiento público contra el comportamiento de algunas compañías privadas en el país.

El comandante en jefe de EE.UU. en Irak, general Ray Odierno, teme que la decisión del juez pueda tener repercusiones nevativas para los contratistas privados que todavía trabajan allí.

"Todos sabemos que no fueron soldados, marineros, pilotos of infantes de la marina estadounidense los que hicieron esto. Fue una compañía de seguridad privada", señaló el general Odierno.

"Lo que me preocupa es si habrá represalias contra las empresas privadas que continúan aquí. Eso es algo que tampoco me gustaría ver".

Los abogados de los cinco guardias dicen que actuaron en defensa propia, pero testigos y familiares de las víctimas sostienen que el tiroteo del 16 de septiembre de 2007 no había sido provocado.

Ese incidente contribuyó al cambio en las condiciones bajo las cuales las empresas de seguridad privada trabajan en Irak.

Ya no gozan de inmunidad judicial y están sometidos a la justicia iraquí.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.