El "terrorista involuntario"

Control de seguridad en un aeropuerto de Alemania. Archivo
Image caption El viajero consiguió pasar los controles en el aeropuerto y logró volar a su destino.

Un pasajero procedente de Eslovaquia fue detenido en Irlanda después de que viajara este fin de semana desde Bratislava a Dublín con casi 100 gramos de explosivos en su equipaje, según informaron las autoridades irlandesas.

El hombre, un electricista eslovaco de 49 años que volvía de pasar sus vacaciones en su país, no sabía que llevaba los explosivos.

Se cree que el gobierno de Eslovaquia habría puesto a propósito estas sustancias para probar la seguridad de sus aeropuertos nacionales.

En teoría, los controles de seguridad en el aeropuerto de Bratislava tendrían que haber detectado los 90 gramos del explosivo RDX que llevaba sin saberlo este pasajero en su bolsa.

Pero esto no sucedió, y ahora el gobierno irlandés reclama explicaciones de las autoridades eslovacas por haber tardado tres días en informarles de lo que había sucedido, informó el periodista de la BBC Mark Worthington.

Cuando recibieron el aviso de Eslovaquia este martes, las autoridades irlandesas acordonaron la casa del hombre en Dublín y encontraron el explosivo. El hombre fue detenido y liberado poco después.

Un vocero dijo que el ministro de Justicia irlandés, Dermot Ahern, ordenó una investigación para conocer qué ocurrió exactamente.

Según medios irlandeses, el gobierno eslovaco también habría colocado otros objetos prohibidos en el equipaje de otros siete pasajeros, que sí fueron encontrados por los guardias de seguridad de los aeropuertos de Bratislava y Poprad Traty.

Aunque el RDX puede ser un potente explosivo, las autoridades no encontraron ningún detonador.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.